15 mar. 2012

Yuppies ilustrados


Hartos de la prepotencia de los editores, cinco jóvenes escritores se asocian para escupir una litaratura "comprometida"
ÓSCAR CUBILLO.

Miguel Ángel de Rus viene pisando fuerte. Ni le duelen prendas ni se esconde tras la falsa modestia a la hora de promocionar su nuevo y personal proyecto, en el que dará refugio a la literatura genuina, dice. El tío tiene curriculum: habiendo trabajado en Radio Nacional, la SER o Diario 16, actualmente ocupa un cargo en la Dirección de Comunicación de la Sociedad General de Autores. A pesar de tener bien cubierto el riñón, le ha dado por promover una editorial, bautizada Ediciones Irreverente. Así que le preguntamos de qué va el rollo.

"Es una idea mía que nace uniendo a varios escritores y editores de revistas de música como 'Escenarios', una publicación para profesionales en la que los escritores manejan el producto desde el principio hasta el final. Todos hemos tenido malas experiencias con los editores, así que hemos optado por la autogestión". Por ahora son cinco miembros, todos accionistas, y, a pesar de las apariencias, no están unidos a la Sociedad General de Autores. "Yo trabajo en la dirección, pero no me he asociado con nadie. Ésta es una empresa independiente".


Meter caña. Colocados los puntos sobre las íes, decir que las tiradas iniciales de estas Ediciones Irreverentes son de 1.500 ejemplares por título, y que sus miembros han redactado un manifiesto en el que, entre otras cosas, aseguran que "la cultura de masas no es lo nuestro". Entonces, ¿a quién os dirigís, Miguel Ángel? "Queremos escribir libros de verdad, no guiones de cine. No tenemos vocación maldita, pero tampoco intentamos convertirnos en Pérez Reverte ni Antonio Gala. Aspiramos a escribir y a meter caña contra lo que no nos gusta. Nos dirigimos a la gente de entre 18 y 36 años, y la Generación Irreverente tiene unos principios espirituales que se alejan del mercantilismo".

­Sí, mucha ireverencia, pero sois todos unos yuppies ilustrados colocados en empleos muy bien remunerados.
­"Puedes ponerlo, me parece muy bien. Lo reconocemos muy tranquilamente. No somos yuppies, pero sí profesionales de la prensa que hemos decidido que la cultura es un lujo, y nosotros hacemos literatura por placer. Otros autores viven de ella prostituyéndose".

Con semejante temple, no es de extrañar que se declaren ajenos a esa literatura joven que nos quieren vender, la de Lucía Etxebarría, Mañas (qué golpe se ha dado con Ciudad rayada, por cierto), Ray Loriga o las colecciones de bolsillo consumista tipo Reservoir Books. "Todo lo contrario, no tenemos nada que ver con ellos, porque son sencillísimos y escriben de cosas muy básicas, tipo qué malos éramos de jóvenes, qué golfos. Hacemos una literatura muy comprometida con la sociedad; no Loriga, ni Mañas, ni leches: ésos son libros para pasar el rato sin complicaciones".

Y estos irreverentes están abiertos a nuevos talentos. "Buscamos autores jóvenes. Proponemos a vuestros lectores que nos manden cosas, porque las vamos a leer, no como otros". Sus promesas son idílicas; tanto, que el autor podrá decidir sobre todo el proceso de edición, a pesar de no ser accionista. Apunta De Rus: "Hay que acabar con la dictadura de las grandes editoriales, que editan cuando quieren y te pagan lo que les sale de los cojones. Estamos por devolver sus derechos al autor: que controle los fotolitos, que maneje la producción Este proceso de literatura es el del futuro"

Larioja.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario