19 nov. 2012

Muere el escritor Boris Strugatski. Fragmento de la novela "Una merienda junto al camino"



Una merienda junto al camino

Arkádiy y Borís Strugátskiy


Normalmente la literatura y el cine nos presentan a los extraterrestres muy interesados en la Tierra, sus habitantes, sus genes o sus recursos naturales. Pero los hermanos Strugátskiy nos ofrecen otra visión: para los extraterrestres no somos más que hormigas para una familia que ha parado un momento a comer un bocadillo en la pradera del bosque.
De una manera muy natural los autores mezclan varios estilos y géneros, llegando a hablar de zombies y héroes, de hallazgos y pérdidas, de amor y locura.
El libro dio origen a la película de ciencia ficción Stalker (conocida en algunos países de habla hispana como La zona), que salió en 1979 dirigida por el famoso director ruso Andréi Tarkovski. También existe un videojuego homónimo basado en el mismo libro,  STALKER: Shadow of Chernobyl.


Tienes que sacar lo bueno de lo malo, porque no hay más dónde conseguirlo.
R.P. Warren
                                                                

De la entrevista realizada por el corresponsal especial de la radio Harmont al doctor Valentín Pilman con el motivo de la celebración de su premio Nobel de Física en 19…:

–¿Probablemente su primer gran descubrimiento, doctor Pilman, es así llamado radiante de Pilman?
–Creo que no. El radiante de Pilman no es el primer descubrimiento, tampoco tan importante, ni siquiera es un descubrimiento. Y no del todo mío.
–Estará bromeando, doctor. Cualquier alumno de bachillerato conoce el término del radiante de Pilman.
–No me sorprende. El radiante de Pilman, en realidad, fue descubierto por un alumno de colegio. Desgraciadamente no recuerdo su nombre. Consulte en La historia de Visita de Stetson, lo cuenta todo en detalle. Así que el radiante lo descubrió un menor de edad, las coordenadas fueron publicadas por un estudiante, pero por alguna razón le dieron mi nombre.
–Ya, con los descubrimientos a veces pasan cosas raras. ¿Podría explicar a nuestros oyentes, doctor Pilman…?
–Escúcheme, compatriota. El radiante de Pilman no es un concepto bien claro. Imagínese que hago girar el globo y le doy varios disparos de un revólver. Los agujeros en el globo aparecerán siguiendo el trazo de una ligera curva. El concepto de aquello que Usted llama mi "gran descubrimiento" es un hecho muy simple: las seis Zonas de Visita se encuentran en la superficie de nuestro planeta como si alguien le hubiese disparado de una pistola, ubicada en la línea Tierra-Deneb. Deneb es el alfa de la constelación del Cisne. El punto del espacio del que, como si dijésemos, disparaban se llama el radiante de Pilman.
–Gracias, doctor. Queridos harmontenses, ¡por fin nos han explicado bien qué es el radiante de Pilman! Por cierto, ayer se cumplieron justamente trece años desde el día de la Visita. Doctor Pilman, ¿podría dedicar algunas palabras a sus compatriotas en esta relación?
–¿Qué es lo que podría decir? Tengan en cuenta que yo en aquella época no estuve en Harmont…
–Incluso es más interesante saber en qué pensó cuando su ciudad natal resultó ser objetivo de la visita de una supercivilización extraterrestre…
–A decir verdad, pensé que era un timo. Era difícil de imaginar que en nuestro pequeño y viejo Harmont puede ocurrir algo así. Entendería si fuese Gobi, Newfoundland, ¡pero Harmont…!
–Sin embargo, al final tuvo que dar crédito.
–Al final, sí.
–¿Y qué pasó entonces?
–De repente se me ocurrió que Harmont y otras cinco Zonas de Visita… perdón, en aquel momento sólo había cuatro… que todas ellas encajan en una curva muy suave. Calculé las coordenadas y las envié a Nature.
–¿Y no le preocupó el futuro de su ciudad?
–Verá, ya creía en la Visita, pero todavía no me convencían los avisos sensacionalistas sobre los incendios urbanos, monstruos que devoraban selectivamente a niños y viejos, sobre las batallas sangrientas entre los extraterrestres invulnerables y los equipos de tanques reales, altamente vulnerables, pero muy honrados.
–Tenía razón. Recuerdo que los periodistas confundimos cosas en aquel entonces. Pero volvamos a la ciencia. El descubrimiento del radiante de Pilman no es el primero, ¿pero probablemente no será el último de sus aportes al conocimiento sobre las Visitas?
–El primero y el último.
–Pero sin duda suele prestar atención a los estudios internacionales en las Zonas de Visita…
–Sí, de vez en cuando les doy una ojeada a los Informes.
–¿Se refiere a los Informes del Instituto Internacional de las Culturas Extraterrestres?
–Sí.
–Y en los últimos trece años, en su opinión, ¿cuál es el descubrimiento más importante?
–El propio hecho de la Visita.
–¿Disculpe?
–El mismo hecho de la Visita es el descubrimiento más importante no solamente de los últimos trece años, sino de toda la existencia de la humanidad. No importa qué clase de extraterrestres fuesen aquellos, ni de dónde hubiesen llegado, ni para qué hubiesen venido, ni por qué pasarían tan poco tiempo ni a dónde se marcharían después. Lo importante es que ahora los humanos sabemos con certeza que no estamos solos en el Universo. Me temo que el Instituto de las Culturas Extraterrestres ya no podrá conseguir un descubrimiento más fundamental.
–Es curioso, doctor Pilman, pero me refería más bien a los descubrimientos del carácter tecnológico. Aquellos descubrimientos, que podría aprovechar nuestra ciencia y tecnología terrestre. Pues varios científicos respetados consideran que los objetos encontrados en las Zonas de Visita son capaces de cambiar el rumbo de nuestra historia.
–Bueno, yo personalmente no soy partidario de este punto de vista. Y en lo que se refiere a los objetos rescatados, no soy especialista.
–Sin embargo, ya desde hace dos años ejerce de consultor en la Comisión de Visitas de la ONU.
–Sí, pero no tengo nada que ver con el estudio de las culturas extraterrestres. En la comisión mis colegas y yo representamos la comunidad científica internacional cuando surge la necesidad de control del cumplimiento de la resolución de la ONU respecto a la internalización de las Zonas de Visita. En pocas palabras, vigilamos que solamente el Instituto Internacional sea quien puede manejar las maravillas encontradas en las Zonas.
–¿Acaso hay alguien más quien pretende conseguirlas?
–Sí.
–Me imagino que se refiere a los stalkers?
–No sé quiénes son esos.
–Aquí en Harmont llamamos así a los tíos valientes que se arriesgan a entrar en la Zona y traen de ahí cualquier cosa que puedan levantar. Es casi una nueva profesión.
–Entiendo. No, no nos responsabilizamos de ellos.
–Está claro, la policía es quien se ocupa de ellos. Pero sería interesante saber cuáles son sus funciones, doctor Pilman…
–Tenemos que tratar con el flujo ilegal de los materiales de la Zona de Visita a las manos de personas irresponsables y algunas organizaciones. Nosotros nos ocupamos de los resultados de este flujo.
–¿Podría concretar un poco más, doctor?
–Mejor hablemos del arte. ¿Es posible que a los oyentes les interese mi opinión de la hermosa Gvady Muller?
–Por supuesto, pero antes querría terminar con la ciencia. ¿Usted como científico no siente tentación por ocuparse de los hallazgos extraterrestres?
–Bueno, ¿qué podría decir?... Pues sí.
–¿Entonces los habitantes de Harmont podemos esperar que algún día veremos a nuestro compatriota paseando por las calles de la ciudad?
–Es posible.


1. Redrick Schuhart, 23 años, soltero, auxiliar de laboratorio de la sucursal del Instituto Internacional de las Culturas Extraterrestres en Harmont.

El otro día al atardecer estábamos en el almacén, sólo quedaba cambiar el uniforme y marchar al Borzch para tomar alguna gota de las fuertes. Yo estoy de pie, apoyado contra la pared, ya he plegado y tengo un cigarrillo preparado, me muero por fumar, ya van dos horas que no lo hago, pero éste sigue con lo suyo: carga con una caja fuerte, la cierra, la sella, ahora con la otra, levanta las vacías de la cinta transportadora, examina cada una por todos lados (y es que pesa, cabrona, seis kilos y medio, por cierto) y gimiendo la coloca al estante, con mucho cuidado.
Se dedica a las vacías desde hace muchísimo tiempo, y todo sin ningún beneficio para la humanidad. En su lugar, ya lo habría dejado y me pondría a trabajar en otra cosa por el mismo sueldo. Aunque, por otro lado, si te lo piensas, las vacías son una cosa misteriosa y algo irracional. Cuántas de ellas ya he levantado, pero aún así cada vez que la veo, alucino. Nada más tiene dos discos del tamaño de un plato pequeño, de unos cinco milímetros de anchura, la distancia entre ellos es de unos cuatrocientos milímetros, pero, aparte del vacío, entre ellos no hay nada. Es decir, absolutamente nada. Puedes meter ahí la mano, incluso la cabeza, si estás completamente deslumbrado, pero sólo encuentras el vacío, el aire. Sin embargo, hay algo entre ellos, una fuerza, como yo lo entiendo, porque nadie ha conseguido acercar los discos ni separarlos.
No, amigos, esta cosa es difícil de describir si alguien no la ha visto, es demasiado simple a primera vista, hasta que no la veas con tus propios ojos y te das cuenta. Es como intentar describir un vaso o, Dios perdóname, una copa: sólo mueves los dedos y maldices de la impotencia. Bueno, consideremos que ya lo habéis entendido, y si alguien no lo ha hecho, buscad los Informes del Instituto, ahí en cualquier número hay artículos con fotos de las vacías.
Bueno, pues Kiril pelea con las vacías ya casi un año. Yo trabajo para él desde el principio, pero aún no entiendo qué intenta conseguir y tampoco me interesa tanto saberlo. Que lo entienda el mismo, entonces quizá le escuche. De momento una cosa está clara, necesita deshacer una vacía, cueste lo que cueste, diluirla con ácidos, aplastarla con una prensa, fundirla en un horno. Entonces lo comprenderá todo, tendrá honores y gloria, y toda la ciencia temblará del placer. Pero aún está lejos de aquel día. De momento no ha conseguido nada, se ha desgastado, se hizo gris, callado, ahora tiene los ojos de perro, incluso lagrimean. Si fuese otra persona, lo emborracharía como un cosaco, lo llevaría a una mujercita, para que le de movimiento, al día siguiente le volvería a emborrachar y llevar a una mujercita, y así dentro de una semana sería como nuevo, vivo y alegre como una ardilla. Pero este remedio no le sirve a Kiril, ni se lo ofreceré, es de otra especie.
Pues bien, estamos en el almacén, le estoy mirando y veo que el tío ha perdido el aspecto, tiene los ojos hundidos, y me da pena. Entonces me decidí. Es decir, como si no fuera yo, sino que alguien me hiciera abrir la boca.
–Escucha –digo–, Kiril…
Él está aguantando la última vacía con tal pinta, como si estuviera dispuesto a meterse entero ahí dentro.
–Escucha –digo–, Kiril. Y si tuvieras una vacía llena, ¿eh?
–¿Una vacía llena? –repite y mueve las cejas como si le hablase en chino.
–Pues sí –digo–. Esa misma trampa hidromagnética, como se llama… objeto 77B, pero con una cosa azul por el medio.
Veo que empieza a captar. Levanta la mirada, entrecierra los ojos, y tras una lágrima canina aparece un destello de raciocinio, como el mismo se expresaría.
–Espera –dice–, una cosa igual, ¿pero rellena?
–Eso es.
–¿Dónde?
Mi Kiril ya está curado. Como una ardilla.
Vamos a fumar –digo.

Traducido por Maria Rempel

5 nov. 2012

El escritor que ayudó al pirata de su libro

03 nov 2012


En la imagen: obra de Julio Verne, edición de la URSS

El mercado ruso del libro electrónico cuenta con dos realidades separadas y muy diferentes. Por una parte, está el mercado legal, en el que las grandes firmas de edición publican sus libros electrónicos siguiendo todos los pasos del juego de mercado y pagando los consiguientes derechos de autor. Ese mercado permite a los lectores acceder a 60.000 títulos. Por otra, está el mercado pirata, el que permite acceder a contenidos sin seguir los pautas del mercado tradicional y sobre el que los autores no reciben derechos de autor. Ese mundo pirata permite a los lectores rusos acceder a 100.000 títulos. Como era de esperar con estos volúmenes de edición, la piratería es un problema bastante importante en el mercado del libro en Rusia.
Todas estas cifras las ha descubierto recientemente el escritor estadounidense Peter Mountford, que se ha embarcado en una muy curiosa historia en relación a su libro y a la traducción del mismo al ruso. Moutford, autor de A Young Man’s Guide to Late Capitalism, narra su peculiar historia en The Atlantic.
Emocionado autor de una novela recién publicada, Moutford creó una alerta de Google para seguir los pasos en la red de su historia. Cuando salió su obra fue recibiendo alertas de forma regular pero, con el paso del tiempo, el interés decayó y las alertas se volvieron menos comunes. Hasta hace relativamente poco, cuando un aviso lo puso en alerta sobre una serie de hilos en Wordreference, el diccionario colaborativo en red. Alguien estaba buscando respuestas para sus dudas sobre cómo traducir al ruso la obra de Moutford.
Como comenta el autor, no se habían vendido los derechos de traducción al ruso así que aquel traductor no podía ser más que un pirata. Moutford empezó a seguir las peticiones de ayuda de su pirata en Wordreference, preocupado por la idea que podrían hacerse los lectores rusos de su obra ante las muestras de poco éxito en la traducción que mostraba su traductor. Finalmente, Moutford decidió hablar directamente con el pirata y ofrecerse a resolver sus dudas, aunque obviamente estaría ayudando a lanzar una versión de su obra por la que no recibiría nada a cambio.
El traductor pirata se mantuvo durante unas jornadas en silencio, pero al final se lanzó a pedir ayuda al autor de la obra. Y así Moutford y su pirata iniciaron un intercambio de mensajes con claves sobre la historia. “Es un biólogo”, explica el escritor a The Guardian, “esta traducción es algo que hace para conseguir dinero. O eso es lo que he entendido de nuestros emails”.
Aunque la gran pregunta que muchos se harán ante esta historia no es ni que profesión tiene el traductor pirata ni que va a pasar con el libro, sino qué poderosa razón empujó a Moutford a ayudar al traductor. “Si la versión pirata se convierte en un bestseller en Rusia – parece poco probable, pero si eso pasa – quizás uno de los editores legales hará una oferta. ¿Quizás venda los derechos en chino?”, comenta al diario británico el escritor, que apunta que es consciente de que su historia no es más que la punta del iceberg de todo lo que ocurre en Rusia con la piratería literaria. “Rusia es un destacable mercado negro maduro de ebooks”, indica. El parque de ereaders en Rusia ha crecido mucho en los últimos años y la oferta pirata ha seguido su ritmo, bastante lejos de la legal, lo que deja pensar que la situación no va a cambiar.
Foto cc sleepyneko

Fuente: www.ticbeat.com

30 oct. 2012

Crece la autoedición empujada por el ebook

 ¿Ha acabado el libro electrónico con el control de acceso al mundo editorial de los autores que no consiguen convencer a las grandes casas editoras? John Locke, un antiguo vendedor de seguros que decidió editar el mismo sus novelas para Kindle, se convirtió en el primer autor no ligado a una editorial en entrar en la lista de los que escritores que han vendido más de un millón de libros electrónicos para Kindle. Algunos de los grandes éxitos editoriales de los últimos meses, como la ubicua E. L. James y sus 50 sombras de Grey, empezaron también como textos autoeditados.
La agencia que se encarga de la gestión del ISBN en Estados Unidos, Bowker, acaba de lanzar las conclusiones de un estudio sobre el crecimiento de la autoedición en el país. El número de libros autoeditados en EEUU se ha triplicado en los últimos años, creciendo un 287% desde 2006. Ahora mismo, el parque de libros autoeditados está ya en los 235.000 títulos, libros de papel y electrónicos incluidos.
Pero, aunque ambos tipos de edición crecen, son los últimos los que están liderando el boom, especialmente en lo que se refiere a ganancias. La producción de ebooks ha crecido un 129% desde 2006 (frente al 33% de los libros en papel).”La autoedición tiene ahora el soporte de una estructura sofisticada y muy accesible”, explica en un comunicado Beat Barbian, el director de servicios de identificación de Bowker. “La autopublicación ha salido de las sombras y se está convirtiendo en mainstream”.
Aunque los datos se refieren al mercado de Estados Unidos, pueden ser un ejemplo de lo que puede estar empezando a suceder en otros mercados, como el español donde el boom del libro electrónico es todavía más reciente. Con la llegada de Amazon a España y el lanzamiento del Kindle en el mercado español, el gigante estadounidense inauguró la versión española de Kindle Direct Publishing. Varios son los autores que han conseguido posicionarse en los primeros puestas de ventas, siendo a posteriori fichados por B de Books y consiguiendo que se empezase a hablar de la Generación Kindle. Pero Amazon no es la única que está intentando hacerse con el mercado de la edición directa. Bubok, por ejemplo, la plataforma de autoedición, también ha lanzado un servicio para editar ebooks.

http://www.ticbeat.com

29 oct. 2012

¿Un libro electrónico por 9,90 euros?



No cuenta, ni mucho menos, con las características de un Kindle pero ofrece lectura a muy bajo coste, tan solo 9,90 euros. Se trata de Beagle, un lector electrónico con pantalla de tinta electrónica de 5” y disponible en cuatro colores que ha sido presentado en la Feria del Libro de Frankfurt. Funciona con pilas, pesa 120 gramos y cuenta con una capacidad de 4 GB. Por contra, no puede conectarse a ningún otro dispositivo y tampoco tiene conexión a Internet. Así, para pasar los libros al dispositivo es necesario bluetooth o un programa para móviles Android. El fabricante, Txtr, asegura que en su tienda se pueden adquirir más de 400.000 títulos, la mayoría en alemán y pretende que el dispositivo llegue a China, Japón y el resto de Europa a finales de año.

 
http://www.portalinformatico.com

15 oct. 2012

Lara exige para el libro electrónico un IVA del 4% la víspera del Planeta

«La independencia es un daño irreparable». Lo dijo alto y claro el patrón de Planeta, José Manuel Lara, ayer en la víspera del fallo del la 61 edición del premio mayor de su grupo. Una jornada extraña en la que se habló mucho más de independencia y deriva soberanista que del goloso galardón y sus posibles ganadores. La palabra clave fue el «diálogo» que Lara propugnó como solución.

Con unas quinielas atónicas en las que
apenas se citan un par de nombres con
posibilidades reales de ganar el premio -
Lorenzo Silva y Ángela Becerra- como
posibles ganadores, el jurado destacó le
presencia de excepcionales novelas de intriga policial e histórica entre las diez finalistas.

Son las elegidas entre las 432 presentadas a concurso este año.
Lara apeló al diálogo por activa y por pasiva. Hasta media docena de veces instó el presidente de Planeta a los gobiernos de Cataluña y España a sentarse y buscar soluciones. «Diálogo, diálogo y diálogo» es su receta para superar el actual desencuentro entre ambos, desde la convicción de que la independencia «es un mal irreparable».

'Espanyol' y catalán

Se atrevió el editor a lanzar un lema a favor del necesario diálogo que propugna. «Soy catalán, pero també sóc espanyol», propuso. «No han sabido dialogar y solo hacen visitas protocolarias», recriminó a ambas partes. Él tratará de poner la primera piedra cuando hoy, en la velada del fallo, se sienten con él en la misma mesa el ministro de Cultura y el conseller de esta cartera de la Generalitat, Ferràn Mascarell.

Reiteró, como había adelantado hace unas semanas, que ante el escenario de una Cataluña independiente, las empresas del Grupo Planeta abandonarían la capital
catalana. «Yo no me iré, viviré aquí y las
editoriales catalanas del grupo tampoco
abandonarán Barcelona, pero a lo mejor
tendré que trabajar de lunes a jueves en otro lugar», dijo en tono más distendido. Aseguró que «el Planeta se quedará en Barcelona pase lo que pase».

Si Lara habló hace unas semanas de Cuenca o Zaragoza como posibles futuras sedes del grupo, ayer aludió a Luxemburgo, aunque por otra cuestión. Defiende Lara la equiparación del IVA del libro electrónico (21%) con el de papel (4%) y lamenta al insensibilidad del Gobierno para avanzar en ese sentido.
«Francia lo ha hecho y Luxemburgo también de modo que Amazon se ha domiciliado en Luxemburgo, desde donde puede vender libro electrónico con el IVA al 3%».

Piratas y enlaces

Pidió también con carácter urgente al ministro Wert avances en la nueva Ley de Propiedad intelectual, una herramienta necesaria para frenar la piratería. «No podemos esperar otros dos años», lamentó.

Cargó contra las páginas de enlaces, el
verdadero 'cáncer' del sector. Explicó cómo presentan una media de 1.500 denuncias anuales, pero que resultan inútiles ante unas páginas que se reproducen como hongos «y reaparecen a las dos semanas de haber sido clausuradas».

Sobre el premio las únicas pistas partieron de Juan Eslava Galán, escritor de la casa y miembro de jurado que destacó la alta calidad de las diez finalistas. Eslava Galán destacó cuatro novelas como las mejores. Entre ellas, dos ambientadas en la antigüedad, una de ellas con un detective en el siglo V a.C. Aunque parece que la que más posibilidades de triunfo tiene sería una pareja de detectives muy actuales e ibéricos. Hay también novelas ambientadas en la Rusia prebolchevique y dramas rurales que «recuerdan al imaginario de Federico García Lorca», según Eslava, además de «metaficción y género femenino». La solución, al filo de la medianoche de hoy en el Palau de Congresos de Barcelona.

Sabremos entonces cual es la elegida entre una decena de finalistas protegidos en su mayoría con seudónimo, Por esta fórmula han optado 'Corresponsal en Rusia' (Paul Alexander); 'El búnker' (Pilar Otero); 'El cepo' (Rodyon Armitage); 'Te protegeré' (Bernie Ohls); 'Choque de titantes' (Margan el Hispano) y 'Marengo' (Marengo).

A cara descubierta comparecen 'El asesinato de Pitágoras', de Marcos Chicot Álvarez; 'El bosque y los árboles', de Marc Quintana Llevot; 'El productor de sueños', de Mariano José Pérez Meler, y 'Viena Blues', de Sergi Gotarra Franch.

Fuente: Diario Vasco

12 oct. 2012

"El escritor de novela negra es como un criminal"

  "Tú no puedes permitir que un personaje sepa las cosas antes del momento justo"

 DANIEL FERMÍN , INÉS MUÑOZ AGUIRRE , NARRADORA |  EL UNIVERSAL
sábado 6 de octubre de 2012  12:00 AM
 
Un candidato presidencial recibe unas amenazas a falta de pocos días para las elecciones. Una mujer se encarga de la investigación policial, que sirve de excusa para retratar la doble vida del exitoso político. La segunda y sagrada familia, la primera obra narrativa de la periodista Inés Muñoz Aguirre, inauguró la serie Vértigo, una colección venezolana de novela negra de Ediciones B.

Que la historia de la caraqueña tenga la campaña electoral como contexto, justo en tiempos de sufragio, es una casualidad. También que el candidato del Gobierno se llame Esteban. Muñoz Aguirre no lo hizo para aprovechar el momento. "Solo que a mí el tema del poder me llama la atención para ser desarrollado tanto en dramaturgia como en narrativa", explicó la comunicadora social, que también escribe teatro.

La egresada de la Universidad Católica Andrés Bello se dedicó en los últimos años a hacer literatura en vez de teatro. Dice que tiene otra tres novelas inéditas por publicar. Que por eso no dudó en aceptar la propuesta de la editorial para incursionar en el policial. "Creo que es un género que cuando empiezas a ahondar en él descubres especies de códigos que para cualquier escritor son un reto, que tienes que enfrentarlos con disciplina", agregó la autora, que tardó seis meses en escribir la obra.

Muñoz Aguirre intentó cuidar cada detalle de la historia. Jugó a engañar al lector, para que se transformara en un detective más de la investigación. "Es que esa es la fórmula esencial para mantenerse pegado al libro. Tú no puedes permitir que un personaje sepa las cosas antes del momento justo, porque estarías adelantándole la historia al lector, que la abandonaría de inmediato", dijo la directora de Publicarte.

La periodista cree que su profesión es un plus para adentrarse en el género, que parte de aquellos crímenes en los que el diarismo no profundiza. "En un encuentro reciente en España se decía que Latinoamérica es un caldo de cultivo para los escritores de novela negra, por las altas cifras de inseguridad, por el abuso del poder. Todas esas cosas son temas para que voltees la mirada hacia ellos y te puedas nutrir para generar una historia. Latinoamérica podría ser una gran cantera de narradores en estos momentos".

Así, a Muñoz Aguirre le extraña que Venezuela, un país en el que existe tanta impunidad, no tenga mayor presencia de autores de novela policial. Porque, según ella, primero es el crimen que la novela. "De ahí sale la historia. El crimen te va a dar la pregunta inicial, que es el porqué. Una vez que tienes claro el porqué, trabajas sobre los quiénes relacionados en torno a él", agregó la escritora de la pieza teatral Antesala.

La venezolana trabajó su historia como si fuera un caso real. "El escritor de novela negra es como un criminal. Para ser un buen criminal tienes que planear que no quede ningún hilo suelto para que no seas descubierto. Uno, como escritor, también se debe plantear eso para que la historia no sea descubierta antes de tiempo", concluyó Muñoz Aguirre, que jugó a cometer delitos.

La novela de un suizo de 28 años es protagonista en Fráncfort

El escritor Jöel Dicker

Alfaguara compra los derechos para el mundo en español de 'La Vérité sur l’Affaire Harry Quebert', de Jöel Dicker

Es un thriller descrito como una mezcla de Larsson, Nabokov y Roth

 “Estamos muy felices de haber contratado esta novela. Es el libro de este año de la Feria de Fráncfort que precisamente no está en la Feria, las subastas en todo el mundo ya superan a las que originó Harry Potter”, afirma Pilar Reyes, directora editorial de Alfaguara, perteneciente al Grupo Prisa. Se refiere a La Vérité sur l’Affaire Harry Quebert, la ambiciosa novela de Joël Dicker. El escritor suizo de 28 años ya ha sido portada de los suplementos culturales franceses y motivo de elogiosos comentarios por parte de críticos relevantes como Bernard Pivot. La novela aparece en la segunda lista del Premio Goncourt, además de ser la candidata preferida para los premios Fémina, Interallié, Goncourt des Lycéens, Grand Prix de l’Académie Française y Jean Giono. La editorial publicará la novela simultáneamente en España, América Latina y Estados Unidos el próximo año.

Alfaguara ha conseguido los derechos de esta obra tras una subasta muy reñida con ocho editoriales de lengua española. Los derechos de Dicker los lleva un editor francés octogenario al frente de una pequeña editorial con un catálogo muy literario, y en España los subagencia Catherine Passion, de la agencia ACER.

La Vérité sur l’Affaire Harry Quebert la han descrito como una mezcla de Larsson, Nabokov y Philip Roth. Se trata de un thriller ambientado en Aurora, un pueblito costero de New Hampshire entre 1975 y 2008, protagonizado por un joven y popularísimo escritor, Marcus Goldman (retened este nombre, pues será el nuevo Nathan Zuckerman de la literatura), y su profesor de escritura en la universidad, el mítico escritor Harry Quebert, una especie de Humbert Humbert, acusado de asesinar a Nola, su “Lolita”.

De Fallois hizo bien en cancelar sus vacaciones cuando Dicker le envió el manuscrito: en tiempo récord puso la novela en las librerías durante el mes de agosto. En una sola semana, con París casi desierta, un pequeño librero vendió 170 ejemplares del voluminoso libro de Dicker con esta propuesta: “Léalo, si no le gusta le devuelvo su dinero”: sólo regresaron, unos cuantos, para pedir otro ejemplar.

Joel Dicker ha renovado las esperanzas en la literatura francesa, según De Fallois. Dicker ya había escrito una primera novela, ganadora del Prix des écrivains Genevois 2010, pero mucho antes, un jurado literario se negó a darle el premio al mejor cuento porque daban por sentado que no era posible que un chico de 14 años escribiera algo así, forzosamente debía de haberlo copiado. El cuento se llamaba “El tigre” (igual que el primer cuento de Borges).

28 sept. 2012

Hacer libros para que no se puedan leer

Hace algunos días que tenía pendiente compartirles la nota Stephen Marche: ‘This is a book you cannot read on a Kindle’ publicado en The Globe and Mail y que nos habla sobre la publicación de Love and the Mess We’re In de Stephen Marche, publicado por Nova Scotia Press y que, de acuerdo con la orgullosa autora, no puede leerse en un Kindle y agrega:
No es posible hacerlo. Es un libro físico y la experiencia de tenerlo entre las manos es integral a su realidad.
La tipografía y la organización de los textos hacen si no imposible, si muy complicada no su digitalización, sino su presentación y visualización en un formato electrónico, al menos para aquellos dispositivos que utilicen tecnología eInk.


Imagen vía: The globe and mail

Y vamos, que como libro de colección, me parece una idea por demás interesante y no niego que me gustaría tener un ejemplar en mis manos.
Sin embargo, la promoción no se si me encanta. Considero que en esta lucha absurda de lo impreso vs lo digital, el olor del papel vs el tacto frío de la pantalla y tanta solemnidad en torno a lo que esperamos que sea un libro, el autor pierde de vista que a lo de debería apostar con su obra es a que sea leída, después de todo eso es lo que quiere cualquier escritor, ¿o no?
La experiencia de leer un libro es algo de lo que ahora estamos mucho más conscientes, nos interesa el tocarlo. Así que cuando la gente ve este objeto hermoso para tomarlo entre sus manos, tiene cierta resonancia que probablemente no tenía hace cinco o tres años.
Y bueno, esperaría yo que un autor apuntara a hacer el libro más hermoso tanto en forma, pero especialmente en contenido y no concebirlo específicamente para ir en contra de un formato porque lo que se logra es únicamente hacer un “libro bonito” que el libro como objeto de arte siempre ha existido, aunque tampoco podemos negar que se están haciendo algunos libros enriquecidos que aprovechan las posibilidades del formato electrónico de maneras nunca antes imaginadas.
Como ya lo dije, que no dudo que sea, efectivamente, un libro hermoso y tampoco voy a negar que sí, me gustaría poder hojear uno; pero insisto, la forma de venderlo no me convence.


http://leerenpantalla.com/

Lara: “Si Cataluña fuera independiente, el Grupo Planeta se tendría que ir”

El presidente de Planeta, José Manuel Lara, ha asegurado este viernes que si Cataluña acaba por independizarse, el grupo editorial trasladará su sede social a otra ciudad de España. “Se lo decía al presidente [de la Generalitat, Artur Mas]: yo lo tengo más fácil que nadie. No hay ningún negocio editorial que tenga su sede en un país extranjero que hable otro idioma. Es absurdo. La sede se tendría que ir a Zaragoza, Madrid o Cuenca”, ha asegurado el empresario catalán.

José Manuel Lara, presidente del grupo Planeta. / TEJEDERAS

 “La independencia es absolutamente imposible”, ha agregado Lara, quien ha añadido que espera que la hoja de ruta que ayer adoptó Mas en el Parlament sea una “arma de presión para buscar algo a mitad de camino”. Lara ha recordado el boicot al cava que se produjo en 2004 tras unas declaraciones del entonces líder de ERC, Josep Lluís Carod Rovira, contra la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos. “En una guerra del cava habrá muertos y heridos graves”, ha avisado.

En una entrevista a la emisora ABC Punto Radio, Lara, el dueño de un gigante editorial y audiovisual, ha alertado a los partidos catalanes de que podrían estar creando “expectativas a la gente” sobre un proyecto que podría no acabarse produciendo. Y “a la otra parte”, en referencia al Gobierno central, la ha instado a sentarse a hablar “de una vez”. “No deberían haber esperado a esta situación”, ha afirmado tras recordar que, por ejemplo, no han traspasado el fondo de competitividad del sistema de financiación autonómica en los últimos dos años.

Lara ha sostenido que no hay el “caldo de cultivo suficiente” para hablar de independencia, porque la mayoría de los catalanes —entre el 60% y el 80%, ha cifrado— se sienten catalanes y españoles en diferentes medidas. El empresario ha considerado que Artur Mas, con el que ha dicho que ha hablado “hace unas horas”, está “muy presionado” por su entorno. “Tiene gente que lo aconseja que está muy nerviosa, y la situación que estamos viviendo requiere reflexión, serenidad y no precipitarse”, ha remachado.

El empresario catalán ha recordado al presidente de la Generalitat que la independencia supondría su salida de la zona euro, en la cual sería complicado entrar; que Cataluña debería llevarse el 20% de la deuda española y sus intereses, y que, en caso de entrar en el euro, será contribuidora neta de fondos comunitarios a otros países.

Lara preside el Grupo Planeta, un gigante editorial que cuenta con sellos como Crítica, Espasa, Ariel, Paidós y Destino, además del Grup 62 y el sello de coleccionables Planeta DeAgostini. En 2008, Lara adquirió Editis, el segundo grupo editorial francés, por 1.026 millones de euros. Además, dentro del conglomerado hay también medios de comunicación como Antena 3, Onda Cero, Europa FM y el diario La Razón. Planeta también concentra el canal de venta directa y por Internet, y entre sus empresas están La Casa del Libro y Círculo de Lectores.

Fuera del negocio editorial y audiovisual, en 2010 Lara fue nombrado vicepresidente de Banc Sabadell, en el que mantiene una participación relevante a través de varias sociedades. También estuvo en el sector aéreo y en 2004 fundó Vueling junto con el fondo de inversión Apax Partners, de la que salió en 2009 tras vender su participación del 14,3%. Lara ha tenido también un papel público relevante en Barcelona, al presidir entre 2005 y 2008 el prestigioso lobby Círculo de Economía, de cuya junta directiva aún forma parte.

Los empresarios catalanes hasta ahora han tratado de quedar al margen del debate soberanista que se ha abierto. En especial las grandes corporaciones, que ya advirtieron a Mas de que solo lo acompañarían en la negociación del pacto fiscal con Mariano Rajoy, pero no más allá. Ante la convocatoria de elecciones y el anuncio de una consulta para la autodeterminación, que ayer se aprobó en el Parlament, las patronales han pedido a los Gobiernos catalán y central que reanuden las negociaciones para mejorar la financiación de Cataluña.

Ayer, no obstante, el presidente de Abertis y asesor del consejo económico de Mas, Salvador Alemany, tomo la palabra para expresar lo que a su juicio es el sentir de los empresarios. "El conflicto nos afecta y no estamos tranquilos", dijo en un foro organizado por la escuela de negocios ESADE. “Es el momento de sentarnos, de no potenciar el enfrentamiento, no lo consideremos banal”, afirmó Alemany, quien añadió que “a los empresarios se les presenta una situación compleja durante el duelo entre Administraciones, sobre qué pasará con su actividad”.

elpais.com

Seis curiosidades sobre Stephen King

Con motivo de su aniversario número 65, Grupo Editorial Sexenio te presenta seis curiosidades que quizá no sabías sobre el autor de Eso y El Resplandor.
por Guillermo Campos  

  Seis curiosidades sobre Stephen King 

Stephen King es un escritor estadounidense reconocido mundialmente por sus novelas de terror. Sus trabajos han aparecido varias veces en las listas de best sellers. Nació en Portland, Maine el 21 de septiembre de 1947.
Fue el segundo hijo entre el matrimonio de Donald King y Nellie Ruth Pillsbury. A la edad de dos años su padre dejó a la familia, siendo criados él y su hermano David, sólo por su madre. Durante esos años la familia cambió de residencia entre Fort Wayne, Indiana y Stratford, Connecticut, para finalmente radicar en Durham, el pueblo natal de su madre.
Desde muy joven comenzó a escribir, tomando películas e historietas como inspiración. En su escuela vendía sus historias a sus compañeros, pero sus profesores no muy contentos con esta transacción, le hicieron devolver el dinero de sus ganancias.
Cuando tenía 13 años fue a dar con una caja vieja con libros de su padre, principalmente del género de terror y ciencia ficción; fue cuando comenzó a mandar sus historias a diversas revistas pero sin conseguir alguna respuesta.
Estudió inglés en la Universidad de Maine en Orono durante los años 1966 y 1971. Logró hacerse de un lugar en la revista de la institución y publicar una columna nombrada King’s Garbage Truck. En la biblioteca del colegio fue donde conoció a su actual esposa Tabitha Spruce, con quien contrajo nupcias en 1971.
Tras finalizar su licenciatura, King consiguió trabajo como profesor de inglés en Hampden Academy. Para ese entonces, él y su nueva familia vivían en un remolque y conseguía publicar historias cortas para conseguir dinero. El escritor comenzó su problema de alcoholismo durante esta etapa.
El autor logró escribir un gran número de novelas, entre las cuales figuraba Carrie, su primera novela publicada bajo la editorial Doubleday. Con este trabajo logró recibir un anticipo de dos mil 500 dólares, una gran cantidad para una publicación en ese entonces.
Tiempo después de publicarse su primera novela, su madre Ruth fallece de cáncer uterino, aunque consiguió leer un ejemplar de su hijo antes de fallecer.
El 19 de junio de 1999, King fue atropellado mientras caminaba por la ruta 5 en North Novell. Tras sufrir un colapso del pulmón derecho, diversas fracturas en la pierna derecha, laceración en el cuero cabelludo y fractura de cadera, estuvo interno en el Hospital Central de Maine por tres semanas.
Entre las novelas que han sido adaptadas a la pantalla grande figuran: Carrie, Eso, El cazador de sueños, La milla verde, El resplandor, La zona Muerta, Dolores Claiborne, La niebla, 1408, La ventana Secreta y Los niños del maíz.
Actualmente vive en Bangor, Maine, junto a su esposa, la también novelista, Tabitha King. Sus hijos son Naomi Rachel, Owen Philip y Joe Hill, los dos últimos también escritores.
Con motivo de su cumpleaños número 65, Grupo Editorial Sexenio te presenta seis curiosidades sobre la vida del autor de La Torre Oscura.
***
-El autor compró su estación de radio de música rock favorita, la WKIT 100.3, en Bangor Maine, cuando se enteró que esta se encontraba al filo de la bancarrota.
-El autor no muy convencido de su novela Carrie, la tiró a la basura. Fue su esposa Tabitha quien encontró el manuscrito desechado y convenció a King de que la historia tenía potencial. El personaje de Carrie White comparte el mismo cumpleaños que el autor, 21 de septiembre.
-Los trabajos de medio tiempo que le ayudaron a solventar sus estudios, entre ellos un puesto en una lavandería, le sirvieron de inspiración para sus historias de La trituradora y Carretera maldita.
-Su primera historia, In a Half-Word of Terror, formó parte de la revista Comics Review de Mike Garret en 1965. Ha realizado otras publicaciones bajo el seudónimo de Richard Bachman, a quién le rindió un servicio fúnebre falso cuando la verdad salió a la luz.
-Cuando niño, King fue testigo de cómo un amigo suyo quedó atrapado en unos rieles y posteriormente arrollado por un tren. Aunque se ha sospechado que esta fue una experiencia que le hizo enfocarse en el género del terror, el autor niega esta suposición.
-Tras su accidente en 1999, el escritor dejó pendiente el final de su saga La torre oscura, que ahora cuenta de siete partes. Tras finalizar el cuarto libro en 1997, le tomó varios años al autor saber que le ocurriría a su protagonista Roland Deschain, en los cuales recibió diversas cartas de fans quienes le rogaban que por favor terminara la historia, entre ellos enfermos terminales y presos que fueron sentenciados a pena de muerte.
 




http://www.sexenio.com.mx