29 jun. 2011

‘Voces para un blues negro’, un cadáver exquisito en tiempos de Facebook y Twitter

Agustín Fernández Mallo, Santiago Roncagliolo y Cristina Fallarás encabezan la lista de escritores de la primera novela negra colectiva redactada ´online´

La novela negra se sube al carro de las obras colectivas realizadas a través de Internet con Voces para un blues negro. Quince escritores y otros tantos ilustradores han utilizando las herramientas de la red de redes para crear una trama llena de misterio y crímenes.

El libro nació con el propósito de crear una obra de calidad escrita e ilustrada por los usuarios de la red. El primer paso lo dio el escritor Santiago Roncagliolo, que se encargó del primer capítulo de la novela. El peruano creo a Fermín Colifatto, un ordenadísimo detective que investiga el caso de un cadáver encontrado en la marquesina de un teatro de la Gran Vía madrileña. El extraño suceso enfrentará al investigador con un pasado que quiere olvidar.

Con ese punto de partida, que fue difundido a través de la web de este peculiar experimento (www.tobe-continued.com), los internautas realizaron sus particulares propuestas de textos e ilustraciones para el libro. Entre los textos recibidos, una comisión de expertos eligió la opción más adecuada para convertirse en el segundo capítulo de la novela. A continuación, se procedió a comunicar a los internautas el capitulo ganador para que todos aquellos que lo deseasen pudieran realizar la ilustración del texto elegido o escribir su continuación.

Así se procedió con cada capítulo hasta completar los quince que componen Voces para un blues negro. Sólo las particulares aportaciones de escritores profesionales, como Agustín Fernández Mallo o Cristina Fallarás, y un ilustrador de la talla de Fernando Vicente supusieron las únicas excepciones de esta obra compuesta fundamentalmente por textos de narradores y artistas poco conocidos que no se conocían personalmente.

Los responsables del experimento califican el resultado como positivo. Xabi Bru, principal impulsor de esta iniciativa, destaca como principal triunfo “la creación de una comunidad y la manera en la que han los participantes han interactuado entre ellos”. Los datos respaldan sus palabras: el peculiar experimento ha recibido 1.031 propuestas de colaboración y 17.000 comentarios repartidos entre la web oficial del proyecto y los perfiles creados a tal efecto en Facebook y Twitter.

En el apartado estrictamente literario, Cristina Fallarás, uno de los tres escritores profesionales que han intervenido en Voces para un blues negro, no duda en calificar de “extraordinario” el nivel general de los textos realizados por narradores aficionados. La novelista vaticina, además, que este tipo de “engendros” hará posible que “la novela explote y aparezcan nuevos géneros”. 

Fuente: lainformacion.com

22 jun. 2011

Ciudades que leen

Por: Virginia Collera21/06/2011
Leer-libros
www.healthylifecarenews.com
A finales de la semana pasada Amazon publicó su lista de las ciudades más lectoras de Estados Unidos, ranking que rebeló/ofendió a más de uno por la rotundidad del título y la parcialidad de los resultados. Obviamente, la multinacional del comercio electrónico elaboró este top 20 a partir de los datos de ventas de libros, revistas y periódicos (en formato impreso y electrónico) recogidos desde enero de 2011 en ciudades con más de 100.000 habitantes. Estas son las diez primeras:
  1. 1. Cambridge (Massachusetts)
  2. 2. Alexandria (Virginia)
  3. 3. Berkeley (California)
  4. 4. Ann Arbor (Michigan)
  5. 5. Boulder (Colorado)
  6. 6. Miami (Florida)
  7. 7. Salt Lake City (Utah)
  8. 8. Gainesville (Florida)
  9. 9. Seattle (Washington)
  10. 10. Arlington (Virginia)

En España es imposible aspirar a hacer una lista similar. Sólo hay datos por comunidades y, según un estudio de la Federación del Gremio de Editores de España, la más lectora es la Comunidad de Madrid, que lidera la lista de lectores de libros en tiempo libre en 2010. Le siguen País Vasco, La Rioja, Cantabria y Cataluña, todas ellas por encima de la media lectora española, que está en el 57%.
Ranking aparte, hay consenso en que la minería de Amazon ha revelado datos curiosos que confirman o desmienten las reputaciones de algunas ciudades: en Cambridge, que alberga a prestigiosas instituciones como la Universidad de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology (MIT), prefieren el ensayo a la ficción; y en Boulder (Colorado), que tiene fama de sibarita, los libros que más se venden son los de gastronomía. Sorprende (por curioso) que los residentes en Alexandria (Virginia) sean ávidos consumidores de libros infantiles, y sorprende (por desmitificador, el buen tiempo suele considerarse enemigo del libro) que tres ciudades de la soleada Florida –Miami, Gainesville y Orlando– se hayan clasificado.
De momento, en España seguiremos sin saber qué lee el vecino (ni Fnac ni Casa del Libro comparten y/o publican datos al respecto), aunque quizás el inminente desembarco de Amazon nos depare algunas sorpresas sobre qué y cómo leemos.

Fuente: elpais.com

21 jun. 2011

Andreu Martín segueix explorant el costat fosc

por IGNASI FRANCH
Una novel·la, un còmic i dues reedicions dels seus clàssics reflecteixen la productivitat d’aquest especialista en literatura criminal

Nascut a Barcelona l’any
1949, va guanyar-se un lloc
en el món de les lletres amb
‘Pròtesi’. També ha signat
guions d’historietes, films
i sèries televisives.
Prolífic de mena, Andreu Martín és un escriptor de novel·la negra que també es prodiga en la literatura per a joves i s’ha mostrat obert a provar en mitjans com la televisió o el còmic. Ara, coincideixen en el temps tres llançaments editorials: la novel·la El com del crim, la historieta Máxima discreción i la recuperació del llibre Jesús en los infiernos.
Escrita a quatre mans juntament amb Jaume Ribera, El com del crim (Columna, 2011) és la cinquena aventura de la sèrie protagonitzada pel detectiu privat Àngel Esquius de qui, en paral·lel, Labutxaca recupera Amb els morts no s’hi juga. De nou, inclou violència i crims per resoldre, però hi domina més una certa ironia que la truculència. En aquesta ocasió, el personatge s’enfronta a organitzacions poderoses que han desactivat les investigacions d’un periodista implicant-lo en un assassinat. A banda de divertir, Martín s’ha proposat «reflectir com és de manipulador el món publicitari. Quan t’assabentes dels estudis que hi ha al  darrere, saps que hi ha molta gent intel·ligent analitzant com menjar-nos el cap. Com en les novel·les anteriors, tenim intenció crítica, i aquí apuntem a aquesta realitat dels anuncis, molt impune perquè paga els mitjans de comunicació. Algú els ha de qüestionar. I amb conya, amb estructura de novel·la negra, ho fem nosaltres».
Els dos escriptors van crear l’exitosa saga del detectiu Flanagan, orientada a un públic juvenil. Per a Martín, «en ambdues sèries l’humor és molt important. Però en les novel·les d’Esquius l’humor no invalida la inclusió d’apunts amargs. Si busquéssim les crítiques més eficaces que ofereixen ara els mitjans de comunicació, segurament aniriem a parar a les paròdies. Nosaltres no arribem a aquest punt, però sí hi posem humor una miqueta negre». Flanagan apareix fugaçment a l’obra, en un encreuament amb la trama de Flanagan flashback.

UN ‘NOIR’ DE GRAN DURESA
‘JESÚS EN LOS
INFIERNOS’ ÉS UN
RETRAT TERRIBLE
DEL BARRI XINÈS
La reedició de Jesús en los infiernos (Flamma, 2011) ens retorna el Martín més brutal en un relat on l’habitual desconfiança de l’autor vers la naturalesa humana sembla tenyir-se de completa misantropia. És una història de baixos fons sense distensions ni concessions protagonitzada per Jesús, un home que es trasllada d’un ambient rural a Barcelona per trobar el seu cunyat. Amb ressons de la Divina comèdia, suposa un doble descens als inferns en què el protagonista segueix les passes de la caiguda de Pedro en unaBarcelona contaminada, inhumana, en plena reordenació urbanística prèvia als Jocs Olímpics de 1992. Martín recorda que «aleshores, estava desapareixent el Barri Xinès més sinistre i profund. Molts narradors de la meva generació o d’una d’anterior ho veien amb nostàlgia, però jo, potser perquè ho vaig viure de prop, no trobava gens terrible que espongessin els barris. Per acomiadarme’n, vaig entrar en aquells llocs sòrdids on passaven coses horribles». La corrupció i la brutalitat policial, les màfies del joc i de la droga, acaben de completar l’entorn en què es desenvolupa una intriga agressiva i cruel, memorable.

TORNADA AL MÓN DE LA VINYETA
El novel·lista també ha presentat un còmic amb el dibuixant Alfonso López, Máxima discreción (Panini Comics, 2011): «Feia anys que volíem col·laborar, però aquí no es viu de la historieta. Després de treballar molt en estones lliures, hem acabat aquest àlbum sobre una història que també duia temps volent explicar: la relativa transformació d’aquestes persones normals que, davant una situació extrema, es converteixen en malànimes perquè la seva vida quotidiana ja està basada en la manca d’escrúpols ». De nou, doncs, l’autor de Bellíssimes persones opta per acostar-se als angles més foscos de la naturalesa humana, descrits sense el romanticisme ni el glamur de més d’una ficció criminal.

El Triangle • número 1019 • 10 de juny de 2011

20 jun. 2011

“Cuando era pequeña, creía que los escritores no eran personas de verdad”

Kate Morton, novelista y autora de ‘El jardín olvidado’
Kate Morton, novelista y autora de ‘El jardín olvidado’

Esther Gala
La escritora australiana nos adentra en el laberinto de la vida con El jardín olvidado.
-Más de dos millones y medio de ejemplares vendidos. ¿Su secreto?
-Contar historias que te permiten vivir dentro del libro.
-Siente predilección por el ‘thriller’.
-Los libros de misterio son mis favoritas.
-Hay muchos secretos en las vidas de los ‘protas’ de su libro.
-Pero también amor y lealtad.
-Encontró la inspiración en...
-Mi abuela.
-¿Le contaba cuentos?
-Me ayudó a darme cuenta de lo frágil que puede ser la identidad de una persona.
-Le gusta escribir sobre...
-La sociedad y sus cambios, como sucedió a principios del siglo XX.
-Un periodo muy agitado.
-Y donde los roles de la gente cambiaron.
-Su abuela le inspiró y sus padres...
-Me ayudaron a aprender a leer antes de ir a la escuela.
-¿Cómo lo consiguieron?
-Ponían etiquetas por toda la casa para enseñarme.
-Durante la infancia, ¿cuál era su escritora favorita?
-Enid Blyton, la leía una y otra vez.
-¿Descubrió entonces su vocación por la literatura?
-Nunca pensé en ser escritora, aunque...
-Cuente...
-Encontré un cuaderno del cole en el que, para mi sorpresa, puse que quería serlo.
-Curioso.
-Pero lo extraño es que cuando era pequeña, creía que los escritores no eran personas de verdad.
-¡No me diga!
-Quizás porque leía a escritores ya fallecidos.
-¿Y eso?
-Mi madre era marchante de objetos y libros de segunda mano.
-¿Y en el cole no le decían que eran de carne y hueso?
-No. Tampoco organizaban jornadas de lectura ni venían autores a visitarnos.
-¿Entonces?
-Nunca había visto a ningún escritor vivo.
-¿Qué libros cree que debería leer toda persona?
-Aquellos que les hagan disfrutar y sentirse bien. Por eso los niños leen.
-Pero es complicado acercarles a la lectura.
-Pero no leen un libro por sus premios o su autor como hacen los adultos.
-Y a usted ¿qué le gusta leer?
-Ficción y no ficción. Soy muy ecléctica.
-¿El maestro del misterio?
-La maestra es Barbara Vine. Sus obras son el culmen.
-¿Cómo consigue atrapar al lector?
-Son libros de misterio, pero sin detectives.
-Para escribir se necesita...
-Persistencia, amor por las palabras, habilidad para escribir...
-Pero ¿sobre todo?
-Feeling narrativo.
-También es importante tener ojo crítico.
-Especialmente en la labor de edición.
-¿Y usted lo es?
-Soy muy puntillosa con mis misterios.

Coincidencia entre 13 Rue de Percebe de Mortadelo y Filemon y un libro de la saga Millennium.

19 jun. 2011

'Querétaro', la palabra más hermosa del español

'Querétaro', nombre de una ciudad de México y que significa "isla de las salamandras azules", es la palabra más hermosa del español, según los más de 33.000 votantes que han participado en la celebración del Día del Español, que hoy ha inaugurado la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, en Madrid.
Foto: EfeEl Día E, la fiesta de los más de 500 millones de personas que hablan el español en los cinco continentes, y que desde hace tres años impulsa el Instituto Cervantes en sus 78 centros repartidos por el mundo, comenzó oficialmente a las once de la mañana en la sede central del Instituto en Madrid. Allí, Carmen Caffarel, acompañada de la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, y de la escritora Ana María Matute ha recordado que esta fiesta celebra "el vigor de nuestro idioma".
"Es una fiesta que compartimos toda la comunidad hispanohablante en el mundo, algo muy hermoso para festejar y mostrar la gran cultura que atesora nuestra lengua, la riqueza de los pueblos, y el potencial que encierra las comunidades que lo hablan. El español no tiene dueño es de todos los que lo hablamos", sentenció Caffarel.
Por su parte, la ministra de Cultura ha recordado y homenajeado a todos los autores que han creado e inventado palabras, como Julio Cortázar en 'Rayuela'; Unamuno, Quevedo, Luis Martin Santos, Octavio Paz o el insigne Ramón Gómez de la Serna, "que jugó con total libertad con las palabras, un juego eterno", precisó.
Tras estos breves discursos, la calle se vistió de fiesta y el cielo de Madrid se llenó de globos, con palabras como 'libertad', 'sillón', 'amor', 'alféizar', 'felicidad', 'baile'... Una lluvia de palabras que se mezclaron con música latina en vivo y niños jugando con dados de palabras o pinturas. Una fiesta que se prolonga a lo largo de todo el día.
La fiesta del Día E comenzó de madrugada en Australia y acabará mañana en el medio oeste de Estados Unidos, como ha recordado Caffarell, quien también ha citado los once Premios Nobel que tiene la lengua española, seis hispanos y cinco españoles.
Una fiesta que ha contado en Madrid con una invitada de lujo, la escritora y premio Cervantes Ana María Matute, cuyas palabras favoritas son 'resplandor' y 'mama'. "Me gustan estas palabras por lo que significan". Por contra, para Matute, las palabras que menos le gustan en español son 'sobaco' y 'envidia'. "Teniendo una palabra como 'axila' porque decir 'sobaco', que huele, y envidia es algo que detesto, ha subrayado esta gran dama de la literatura.
"Las palabras, además, de ser la herramienta básica para el escritor, es lo que nos separa de las bestias", ha concluido Matute, al tiempo que ha llamado la atención sobre lo mal que escribimos.
A la palabra Querétaro le ha seguido 'sueño', 'gracias' y 'libertad', elegidas por Luis Rojas Marcos, Raphael y Mario Vargas Llosa respectivamente. Estas han sido las más votadas de entre las más de 30 propuestas hechas por diferentes personalidades de habla hispana, tras un mes de votación por Internet.

17 jun. 2011

16 jun. 2011

"Taschen no compite con otras editoriales sino con Starbucks o Zara"

"Nosotros no competimos con otras editoriales de arte sino con empresas como Starbucks, Zara, Apple, Air France o Audi. Todos queremos lo mismo: el tiempo de la gente. Porque el tiempo que emplea un joven en tomarse un café con un amigo es el mismo tiempo que emplearía en comprar uno de nuestros libros, como el tiempo de salir a un restaurante a cenar es hoy perfectamente intercambiable con quedarse en casa navegando en Facebook. Aparentemente todo vale lo mismo y nosotros solo tenemos que convencer a nuestros clientes de que el tiempo que emplean con nosotros merecerá la pena y hará, en definitiva, su vida más interesante".
Julius Wiedemann, director editorial del área digital y de los libros de diseño y cultura pop, de Taschen

15 jun. 2011

Lectoras, lectores, lecturas

Termina ya la 70 Edición de la Feria del Libro de Madrid. Con anterioridad a su celebración, el Gremio de Editores de España, solicitó un estudio, publicado en mayo de este año, para definir el nuevo modelo del lector español.
Aurora Conde
El dato más interesante que recoge, es que la lectura ha aumentado como hábito entre los españoles en general, en casi un 7% en los últimos cinco años. Este aumento es mayor entre las mujeres (61,6%) que entre los hombres (52,2). Además, el porcentaje de lo que se define lector frecuente, es también superior para las mujeres (48,1) frente a los hombres (39,2). Son también las mujeres las que declaran mayor predisposición para la llamada edición polivalente, es decir la ofrecida en cualquier soporte (papel, digital u otros), mientras que los hombres son más tradicionalistas y prefieren el soporte clásico, es decir el libro. Otro dato curioso es que, entre las causas que les impiden la lectura, los hombres no señalan una específica, mientras que las mujeres tienen claro que renuncian a ella por falta de tiempo.
Hay, en cambio, cierta paridad entre ambos sexos en cuanto a gustos, dado que hombres y mujeres coinciden en sus preferencias y se decantan ante todo por la novela histórica. Como segunda opción, los hombres eligen la novela de aventuras y las mujeres la policíaca o de misterio, y como tercera, los hombres se dispersan en varias opciones, y las mujeres optan por la novela romántica. Es muy curiosa la predilección por la novela histórica, por la fidelidad a esa Historia tan debatida como materia de ficción, a ese escándalo que dura desde hace 10.000 años, como diría Elsa Morante, autora de una novela muy singular sobre el asunto. Más curiosa todavía es la tercera opción preferente de las lectoras, que eligen la novela romántica, Hay que admitir que en una época marcada por la desestructuración de la familia, la crisis de la pareja, la autonomía de la mujer y su lucha contra ciertas formas de dependencia sentimental, esta predilección de las lectoras, parece ir un tanto contracorriente.
Aunque, en realidad, lo que de verdad resalta esta encuesta es no tanto qué, sino porqué leemos, y qué buscamos, los cada vez más numerosos lectores, en los textos. Hace ya casi 20 años, Javier Marías, en un discurso que es una hermosa y profunda reflexión sobre el valor en sí de la literatura, sostenía que parece cierto que aún hoy el hombre y, tal vez más aún, la mujer, tenemos necesidad de cierta dosis de ficción, necesitamos de lo imaginario, además de lo acaecido y real, para poder vivir, porque las personas estamos hechas tanto de lo comprobable y cuantificable, como de lo más incierto y difuminado y es justamente la ficción la que nos recuerda a todos esa dimensión. Como dice Marías, es la ficción, sobre todo la literaria, la que nos revela no solo lo que somos, sino lo que no somos, lo que hubiéramos deseado ser y no hemos sido, nos habla de nuestros deseos y miedos, incorpora a nuestra realidad, nuestra virtualidad, que también es parte de nosotros.
Desde esta perspectiva, todo cuadra en la encuesta que confirma también una acertada y vieja clasificación de Cortázar: todos somos lectores, macho o hembra, es decir, más o menos cómplices de los escritores, pero todos, al leer, establecemos una voluntaria interacción con esos libros que, con independencia de su género, nos reflejan y nos completan, aunque solo sea entreteniéndonos. La intensidad y el tipo de relación que establecemos con la ficción dependen de nosotros, y son lo que da sentido y valor a los libros y los ordena, más allá de debates teóricos, en el único, verdadero género de la literatura, ese que Susan Sontag definía como el de los libros imprescindibles. Lean a Cortázar, y a Marías y a Sontag y a todos los imprescindibles. Siempre vale la pena.

12 jun. 2011

Las ventas de la Feria del Libro de Madrid descienden un 4%

En las librerías han caído entre un 15% y un 20%

La crisis económica no ha hecho excesiva mella en la Feria del Libro de Madrid, cuyas ventas han alcanzado los 7,95 millones de euros, lo que supone un 4% menos que el año pasado, y eso, "con la que está cayendo fuera", no es un dato demasiado negativo.
"Ese dato, aunque no es bueno, es menos malo de lo que cabría esperar", dijo este domingo Fernando Valverde, director adjunto de la Feria del Libro, que en su setenta edición ha tenido a Alemania como invitado de honor.
El descenso de ventas de la Feria es también mucho menor que el que han experimentado las librerías en el primer cuatrimestre del año, cuyas ventas "han caído entre un 15% y un 20%" con respecto al mismo período del año anterior, señaló Valverde.

Desciende la compra institucional

Esa bajada es achacable "en un porcentaje muy alto" a la ausencia de compra institucional. "Las bibliotecas han dejado de comprar, y eso se ha extendido como una mancha a los colegios, institutos y universidades", afirmó Valverde.
"Eso es muy grave. Suprimir las compras de las bibliotecas no apunta en buena dirección. Para muchas librerías esas compras eran un fijo", aseguró Valverde, presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL).
La organización de la feria destaca "la gran afluencia de público" que ha habido en esta 70ª edición. "Hemos tenido dos muy buenos fines de semana, el segundo y el tercero, con firmas multitudinarias, y hemos observado también que sigue manteniéndose la tendencia de otros años con el aumento de público los días laborables", señaló Pilar Gallego, presidenta de la Feria.

Esther Tusquets habla de buenas maneras y cordialidad

Respetada editora, acreditada novelista y ácida pensadora, Tusquets nos ofrece con “Pequeños delitos abominables” (Ediciones B) un catálogo irreverente de buenas maneras que quien esto firma se ha atrevido a resumir en el siguiente decálogo.
texto JORGE DE COMINGES foto OSCAR ELÍAS
1) Nunca te olvidarás de dar las gracias
Se ha perdido la costumbre de dar las gracias. Cada vez son más las personas que toman como algo natural las atenciones que se tiene con ellas. En el caso de los regalos resulta decepcionante que no se agradezcan y, si no se han entregado personalmente, te quedas en la incertidumbre de que hayan llegado a su destino. También es molesto que la persona a la que has hecho un regalo y te ha dado las gracias por él no lo utilice nunca en tu presencia ni haga referencia a él.
Puntilloso: Al arquitecto Federico Correa le fastidia que, si abandona el asiento del conductor para abrir la portezuela del lado opuesto a una señora, ésta no le dé las gracias o ni siquiera le sonría.
2) Tratarás de usted a los desconocidos
Olvidando que el tuteo era una obligación falangista, los progres de los años 1960 iniciaron una campaña para eliminar el usted, que consideraban una práctica que mantenía las diferencias de clase. Pero no te gusta que la niñata que te lava el pelo en la peluquería o el dependiente del supermercado te hable de tú el primer (ni el segundo, ni el tercer) día que te ve. Aunque más grosero es tratar de tú a alguien que se verá obligado a responderte de usted. Esto sí es clasismo puro y duro.
Caso límite: La compañía Vueling, sin duda para ganarse al público joven, ha establecido el uso generalizado del tuteo.
3) Harás cola sin intentar saltarte el turno
En el marco europeo, colarse es un pequeño delito sureño, más frecuente y tolerado en España, Grecia o Italia que en Inglaterra o los países escandinavos. Nosotros somos más listos y nos colamos siempre que hay posibilidad de hacerlo. Lo peor es que los adictos a colarse no sienten la menor vergüenza -especialmente las pijas malcriadas- si los descubren. Pero también son abominables los empleados que, por ejemplo en los grandes almacenes, se enzarzan entre sí en interminables conversaciones provocando las colas.
Sutileza: Recorrer la cola en busca de algún conocido y pedirle que saque tus localidades junto a las suyas.
4) No abusarás de la calefacción en compañía de otros
Pecado generalmente femenino. La mujer que siempre tiene frío lo manifiesta en tono a veces plañidero o a veces imperioso y consigue que todos los demás agonicen de calor. Hace subir la calefacción o apagar la refrigeración sin ocurrírsele acudir a los locales públicos provista de un jersey o de dos o de una manta para compensar el trastorno térmico de su organismo.
Excepción a la regla femenina: El poeta Pere Gimferrer, capaz, en el curso de una reunión, de quitarse y ponerse la chaqueta seis o siete veces.
5) No dejarás que tus hijos incordien en lugares públicos
En la actualidad, a muchos padres no les queda otro remedio que llevar consigo a sus retoños cuando salen de casa. Pero si los vamos a llevar a todas partes estamos obligados a darles una educación y procurar que no fastidien a los demás. Se les puede enseñar a quedarse quietos sin berrear ni hacer guarradas con la comida sin que esto los haga menos felices ni les ocasione traumas casi irreversibles.
En el restaurante: Los niños suelen sacar de quicio a todos los presentes menos a los que los tienen a su cargo, que siguen comiendo impasibles, conversando con calma, centrando su atención en el espectáculo como si aquello fuera natural, inevitable.
6) Serás puntual en las citas
La impuntualidad constituye una grosería, una falta de consideración abominable que equivale a robar el tiempo de otro, a no concederle la menor importancia. Todavía es más irritante la falta de puntualidad de un médico o un abogado con el que has concertado una cita y al que pagas unos honorarios, y que te tiene apalancado una hora en su sala de espera.
Amiga impuntual: Ana María Moix solía quedar con Esther Tusquets para ir a las sesiones de cine matinales de los domingos. Jamás consiguió llegar puntual a tales citas.
7) No robarás taxis a los desconocidos
El robo del taxi tiene dos modalidades. Una, más leve, cuando haces una seña a un taxi en marcha y otra persona -generalmente un hombre- echa a correr y lo ocupa antes que tú. La otra, de juzgado de guardia, es cuando llevas rato haciendo cola en la parada y llega un taxi que te toca por fin a ti, alguien lo para y lo coge antes.
Truco: Para coger un taxi de noche, ir a la entrada de urgencias del Hospital Clínico, donde hay luz, vigilancia y siempre termina por llegar un vehículo.
8) No hablarás de tus enfermedades
Es aburrido que te hablen todo el tiempo de sus dolencias, achaques y enfermedades varias. Sobre todo si se insiste en detalles desagradables e incluso repugnantes de determinada operación o tratamiento. Peor resultan quienes se obstinan en enseñarte una cicatriz monstruosa, un grano que supura o un golondrino en el sobaco.
Primer desmayo: Lo sufrió Esther Tusquets, a los 10 años, cuando un amigo de sus padres contó, en un restaurante junto al mar, una operación quirúrgica especialmente truculenta.
9) No utilizarás palabras y frases ofensivas
Una especialmente odiosa: “judiada”. También la palabra “gitano”, usada en sentido peyorativo -“viven como gitanos”- y expresiones como “merienda de negros” y el uso sistemático del diminutivo “negrito”, que resulta proteccionista y prepotente. Resulta sorprendente la frase “A mí no me ha hecho nada malo” para poner en duda las críticas y acusaciones contra un determinado individuo, pues te están acusando de poco fiable.
Recuerdos de infancia: Esther y su hermano Óscar, de niños, hacían sonar sus matracas en la ventana, el Sábado de Gloria, para matar judíos (que habían crucificado a Cristo).
10) No presumirás que los demás saben quién eres
Es embarazoso para alguien poco fisonomista (o que no ve a menudo la tele) que personas importantes o simplemente famosas den por descontado cuando coinciden contigo que sabes quiénes son. Parece un rasgo de elegancia que alguien se te acerque y empiece con las palabras: “Soy Nuria Espert”.
Famoseo: La escritora, en un cóctel en casa de su hija Milena, no reconoció a Antonia dell’Atte, ni siquiera cuando ésta, sonriente y desenfadada, le dijo: “Hola, soy Antonia”.
Conclusión:
Estos diez mandamientos se encierran en dos:
1) Practicarás la buena educación: Los buenos modales y la simpatía no son banalidades, pueden mejorar nuestro estado de ánimo y hacernos ver el mundo con mejores ojos.
2) No abusarás de la paciencia de tus amigos: No se debe acosar a los amigos por teléfono sin importarnos si les pillamos o no en un momento oportuno; se ha de salir de casa siempre con algo de dinero encima para no obligar a todo el mundo a invitarte; conviene abordar las cartas de los restaurantes con decisión y no pedir el único plato que no figura en ella.

Fuente: revista Qué leer

9 jun. 2011

Tipos de lectores (en relación al e-book)


Según un estudio de la universidad de Miami, realizado entre un total de 753 estudiantes, hay cuatro tipos distintos de lectores en relación al ebook. Aquí los tenéis:
  • Los amantes del libro (34%). Aprecian los libros como objetos. Asocian la lectura al placer, un sentimiento que no experimentan con la lectura digital. Tampoco pueden leer largos textos en pantalla y no creen retener la información que reciben de este medio. 
  • Los tecnófilos (23%). Son amantes de las nuevas tecnologías. Para ellos, las búsquedas y el fácil acceso superan con creces cualquier otro inconveniente de los ebooks.
  • Los pragmáticos (17%). Son los más neutrales. Lo que les interesa realmente es el contenido y saben ver pros y contras en ambos formatos. Les gusta la capacidad de búsqueda de los ebooks pero no les convence el hecho de no poder tomar notas al margen con la misma fluidez que en papel.
  • Los del libro impreso (26%). Prefieren el papel y, además, tienen problemas con el uso de los ebooks. Este grupo ni siquiera puede leer en una pantalla y todavía tiene que imprimir los textos online.

6 jun. 2011

Mapa Astral Editorial 2011: las editoriales españolas en 56 constelaciones


Posted: 05 Jun 2011 11:00 PM PDT
El año pasado, muy poco tiempo después de comenzar con el blog, decidimos realizar la que sería nuestra primera infografía: el mapa de la edición española de 2010. Para ello nos servimos del mapa de metro de Madrid y recogimos hasta 285 editoriales españolas. Lo que parecía un divertimento se convirtió en un gran hito para nosotros ya que circuló de forma masiva y terminó en la portada del Quadern, el suplemento cultural de El País en Cataluña. Más de 10.000 descargas y saber que se encuentra colgado en algunos despachos de editores españoles, nos ha llevado a plantear el mapa como una publicación periódica, donde año a año seamos capaces de recoger un mayor número de editoriales.
Y siguiendo este camino, el mapa de la edición española 2011 ya está aquí. Esta vez hemos querido cambiar radicalmente el aspecto del mismo. El plano de metro de Madrid se ha convertido en un mapa de las constelaciones del hemisferio norte y el número de editoriales ha crecido hasta las 485. ¿Qué criterio hemos seguido para incluir editoriales? El mismo de siempre: las editoriales que nosotros pensamos que constituyen el canon de la edición española, por un lado y, por el otro, las editoriales que por medio de correos y comentarios nos pidieron estar.

El plano astral nos dio más juego pues nos permitió introducir 200 editoriales más que en la anterior edición agrupadándolas en 56 constelaciones. El criterio para ordenar el mapa ha sido el siguiente: en el caso de las editoriales que pertenecen a un grupo empresarial determinado, el nombre de la constelación siempre hace referencia al mismo; otras constelaciones son temáticas, como el caso de educativas, religiosas, jurídicas, etc; por último, para las editoriales restantes, hemos respetado el nombre de algunas constelaciones reales y las hemos agrupado buscando algún tipo de afinidad entre ellas según nuestro criterio. Además, como novedad respecto al año pasado, hemos medido las editoriales según el número de títulos que tienen registrados en el ISBN y esto se refleja en el tamaño del círculo.
Para nosotros, la edición de este mapa supone un punto de inflexión importante en nuestras carreras profesionales, dado que también lanzamos oficialmente nuestra empresa Anatomía de Red a la que nos dedicaremos en cuerpo y alma. Creemos que los cambios que se están produciendo en los hábitos de los consumidores en cuanto a los contenidos y la tecnología van a tener mucho que decir en los próximos años en las editoriales y la industria de contenidos y queremos participar en ello. Por tanto, a partir de ahora también podrás encontrarnos en www.anatomiadered.com.
Otra novedad de esta edición es que el mapa lo hemos elaborado en formato A1 (54×84 cm) y hemos impreso un póster que podréis comprar en nuestra nueva tienda. También podréis encontrarlo en la caseta 214 de la Feria del Libro de Madrid perteneciente a la editorial Trama. No obstante, para descarga os dejamos un PDF en formato A3 que es el tamaño más pequeño en el que puede ser impreso sin perder legibilidad. También, como viene siendo habitual últimamente, os dejamos para descarga un jpg de la infografía.




Si quieres recibir las actualizaciones de este blog en tu correo electrónico sólo tienes que darnos tu dirección pinchando en el siguiente enlace.

4 jun. 2011

3 jun. 2011

Por muy independiente que sea, toda mujer necesita el calor de los suyos

Historia
Sapphire. Menos de 30 años. Recientemente divorciada. Empresaria de éxito. Novio impresionante.
¿Qué más se puede pedir?
Sapphire está en el mejor momento de su vida, tiene todo lo que quiere en la vida, el amor y los negocios, además de ser una mujer impresionante y de caracter, vamos, una vida ideal, pero cuando asiste a una reunión de antiguos alumnos de su instituto parece que todo empieza a ir cuesta abajo. Su ex-marido se presenta allí y le da la noticia de que es el dueño del club con el que ella hace negocios, además, una ex-compañera, Georgia –que ahora es actriz de televisión–, le pide a Sapphire que organice su despedida de soltera. Por otro lado, su novio Jay parece que no está contento con la relación que tienen y busca algo más que sexo sin demasiadas ataduras. Además, hace aparición un nuevo hombre en su vida, que no hará más que traerle problemas, por no hablar de su madre, Christine, que le dará a Sapphire más de un disgusto.

Opinión personal
Sinceramente, cuando me llegó esta novela, no me hacía especial ilusión así que la he ido postergando, pero después de tanta juvenil paranormal –no tenéis más que ver mis últimas reseñas– buscaba algo que fuera divertido y completamente diferente, así que me propuse hincarle el diente a esta novela en la que no tenía puestas muchas esperanzas.
Para empezar, debo hablar de la autora, cosa que no suelo hacer, pero creo que no viene mal ponernos en situación. Katie Price, también conocida como Jordan, es una modelo glamour –una especie de pin-up moderna/cani recauchutada hasta las cejas– con mucha iniciativa que se ha metido a escritora, amén de otras cosas. Con esta premisa, yo pensé: ay lo que me voy a encontrar aquí, seguro que es un despropósito; pero no ha sido así. No sólo es una novela divertida, sino que ha conseguido emocionarme de una manera increíble, y sobre todo, un ejercicio de autocrítica por parte de la autora.
Sapphire lo tiene todo, y no quiere que su vida cambie ni un ápice si no es para conseguir que su negocio gane prestigio. Todo está bien como está. Sin embargo, la despedida de soltera de Georgia es algo muy jugoso, no todos los días se tiene la oportunidad de tener a una famosa en el negocio y piensa sacarle partido, lo que no sabe es que esa despedida, va a ser el detonante de una serie de hechos que cambiarán su vida para siempre. Todavía le duele la traición de su marido, así que la perspectiva de hacer negocios con él no le seduce y así conoce a Ryan, su socio, con quien entablará contactos más que profesionales y quien la llevará a descubrir lo que realmente quiere en la vida.
Amor, sexo, traiciones, violencia, Sapphire tiene un poco de todo y en las dosis adecuadas y, aunque el final es un tanto previsible –o más bien, es el final que una quería con todas sus ganas– los hechos se desencadenan de manera inesperada y nunca sabes con qué nueva maniobra te puede sorprender la autora.
He de ser sincera en este punto y decir que Sapphire me cae mal, es la típica tía que no querría tener como amiga: sólo piensa en sí misma y en su negocio y no presta atención a lo que sucede a su alrededor hasta que las cosas se ponen feas para ella y se da cuenta de la gente maravillosa que tiene a su lado, que sí que merecen la pena, como Jazz y Sam y, por supuesto, su novio Jay, que es amor. Creo que Katie se inspiró en sí misma para este personaje –no sólo en su aspecto, sino en la forma de ser– y está claro que la evolución de Sapphire durante la novela es sorprendente, tanto que al final, a pesar de que me parecía una petarda –no sabe valorar lo que tiene–, le he cogido cariño.
Aunque no puedo decir de Katie Price que sea una gran escritora, me ha sorprendido –claro que tendrá un equipo editorial detrás–, no sólo su estilo, que es directo, claro, sencillo, pero también lleno de matices, sino su forma de construir la historia y de hacer que unos hechos se encadenen con otros y conseguir enganchar al lector con una historia chick-lit pero con un toque dramático.
Sin duda, ha sido una gran sorpresa –para bien, claro está– y una demostración de que el talento está en cualquier parte. Divertida y también emocionante, la recomendaría sin dudarlo a todos aquellos que quieran leer chick-lit con un toque diferente. Y sobre todo, Sapphire es una oda a la mujer independiente que sabe valerse por sí misma, pero que no debe olvidar que hay más cosas y que, por muy independiente que sea, toda mujer necesita el calor de los suyos.

Adiós, industria editorial

Hernán Casciari


—Todas las editoriales mienten —me dijo Horacio Altuna, uno de los bestsellers mundiales del comic—; las más honestas te roban el veinte por ciento, y de ahí para arriba. Te atan a cinco años de permanencia, te quitan los derechos de tu obra, nunca te ofrecen sistemas de verificación de ventas. Lo tienen todo controlado para engañarte.

Lo visité en su casa de Sitges cuando preparábamos el primer número de Orsai. Fui, con timidez, a pedirle consejo sobre ilustradores y, si había suerte, convencerlo para que quisiera colaborar en el número dos. Horacio es, además de talentoso, muy exclusivo. Dibuja en Playboy, edita en Estados Unidos, en Francia; no trabaja en cualquier lado. Pero entonces ocurrió algo que no estaba en los planes. Ese mismo día había aparecido una reseña en el diario Público sobre nuestra futura revista y Horacio había sentido curiosidad por mi renuncia pública a Random House Mondadori y los periódicos donde trabajaba. Estaba muy interesado en el sistema “nadie en el medio”, porque en la estructura tradicional del negocio se sentía asfixiado.
Me contó sus desavenencias con la industria: contratos esclavos, porcentajes ridículos, escandalosas mentiras a la hora de explicar el número de ventas. Es decir: lo mismo que nos pasa a todos los que alguna vez publicamos, pero multiplicado por mil, porque es Altuna. Me confió anécdotas muy desagradables sobre las mafias de la distribución, sobre los engaños sistemáticos y los chantajes a los autores, y me explicó también las diferentes técnicas de fraude que utiliza Francia, España, Estados Unidos, Latinoamérica.
—Te rompen el culo como quieren —me dijo, resignado—. Hace treinta años que intento salir del bucle de esa estafa, pero no hay manera.
Le conté que quizá sí hubiera manera.
—Ahora los lectores estamos comunicados —le dije—. Las editoriales te dan el diez por ciento porque tienen que gastar en la publicidad de tu libro, y pagarle el cuarenta por ciento a los shoppings y a los centros comerciales. ¿Pero es necesaria, hoy, la publicidad tradicional? ¿Es necesario vender libros en los supermercados, si podés comunicarte con tus lectores en las redes sociales y ofrecer tu obra por venta directa o en librerías especializadas?
Le conté sobre el proyecto de la revista. Le dije que hay muchos, muchísimos intermediarios entre el autor y el lector.
—Y todos se llevan una tajada mucho más grande que el que escribe la novela o el que dibuja el comic —le dije—. La intermediación es un recurso del siglo veinte que sirve para defenderte del fraude. Un representante literario, por ejemplo, se lleva el quince por ciento de tus derechos. ¿Por qué se lo lleva? Para defenderte de los engaños de las editoriales. Qué increíble: los representantes necesitan que las editoriales sean deshonestas para que su trabajo resulte necesario. ¿Sabés cómo se llama eso? Sociedad.
Conversamos mucho sobre el tema; era noviembre de 2010. Después almorzamos e hicimos sobremesa. Sobre los postres, Horacio se hartó del siglo veinte. Renunció de palabra a todas sus editoriales en el mundo y decidió publicar su obra futura con nosotros.
Cuando volví a casa esa noche, con Chiri nos pusimos a fantasear. ¿Se podría realmente fundar una editorial inocente, en donde nadie le quiera robar a nadie? ¿En donde la imprenta, los correctores y los diseñadores cobren lo que se merecen, y que el autor se lleve lo que de verdad vale su trabajo? ¿Y que, además, no caiga en las injusticias de la mala distribución global?
Esa misma noche redactamos, en una libretita, estos “Diez pactos para fundar una editorial imposible”:
  1. Publicaremos únicamente autores que admiremos muchísimo Chiri y yo, y jamás a los que únicamente son mediáticos.
  2. La firma del contrato con el autor prescindirá de escribanos, abogados, buitres carroñeros y representantes de cualquier calaña (el supervisor será Comequechu, el pizzero de al lado).
  3. La obra tendrá precios razonables en todos los países de habla hispana, sobre todo en aquellos llamados ‘emergentes’.
  4. El autor percibirá no el nueve ni el diez, sino el cincuenta por ciento del precio de venta al público.
  5. El otro cincuenta por ciento se utilizará para pagar imprenta, logística de envíos y sueldos de diseño, edición y corrección.
  6. Los contratos no serán esclavos; después de doce meses, el autor podrá irse a donde quiera sin dar explicaciones ni sentirse atado.
  7. Brindaremos al autor herramientas tecnológicas para que pueda revisar las ventas de su obra de manera directa, y cobrar sus royalties semana a semana.
  8. Los derechos de la obra pertenecen al autor hasta la eternidad; y si el autor se muere de golpe, o se suicida, o desaparece en un pozo, los derechos pasan a su familia.
  9. Cualquier malentendido se resolverá en sobremesa entre el autor y nosotros, y si eso falla, la culpa será siempre nuestra.
  10. Si el sistema funciona, la industria editorial deberá explicar por qué sigue pensando que los autores somos imbéciles y los lectores somos piratas.
Redactamos estos pactos con Chiri hace un par de meses, y le pusimos cláusulas que a mí me hubiera gustado firmar como autor, no como editor.


Hace unos días, por fin, el juego de los Diez pactos se convirtió en un contrato real, y en un libro verdadero y precioso que hoy ponemos en pre-venta para todo el mundo.


El “Cuaderno Secreto” contiene bocetos inéditos que recorren toda la obra de Horacio Altuna, con señoritas desnudas en todas las posturas posibles. La edición es de lujo: tapa dura, 28x19cm (como la revista, pero apaisado), papel estucado mate de 160 gramos, 80 páginas a todo color.
En síntesis: el típico “libro objeto” que ponés arriba de la mesita ratona y parece que sos culto. Cuando viene a visitarte tu madre, o tu suegra, dicen “ay, a este chico le interesa el arte”. No se dan cuenta de nada. Un lujo sibarita que podés comprar desde hoy y recibir junto al N3 de la revista, o por separado.
El trailerbook tiene la firma de Andrés Locatelli (el biógrafo audiovisual de Orsai), que grabó y editó la firma del contrato:


TrailerBook Altuna en Orsai from Revista Orsai on Vimeo.
Fuente

2 jun. 2011

En la Feria del Libro no se venden 'e-readers' pero sí zapatos

10:30h | David González | aviondepapel.tv
Los nuevos dispositivos de lectura electrónica, tabletas o móviles siguen teniendo prohibida su presencia en la Feria. En cambio, este año la organización cede parte de su espacio para que una marca comercial vende calzado frente a las casetas de los libreros.  

La Comisión Organizadora de la Feria del Libro de Madrid siempre ha sido reacia a la venta de dispositivos de lectura electrónica en las casetas de El Retiro. La respuesta al porqué es recurrente.

El gremio de libreros dice que si permitieran a las marcas tecnológicas vender eReaders, tabletas o móviles también tendrían que ceder espacio a papelerías, imprentas y resto de empresas vinculadas colateralmente al papel. Incluso el director general del Libro, Rogelio Blanco, mantiene la misma postura.

Sin embargo, este año, la comisión organizadora de la Feria del Libro sí ha concedido un espacio comercial a una marca de zapatos. Los lectores, que entran por el paseo de Coches de El Retiro, avanzan por la carpa cero y transitan entre los pabellones de actividades, ven entre las casetas de libros el expositor de la marca MBT.

Los empleados de la empresa de calzado venden su gama de productos entre el público lector. MBT es una compañía que quiere relacionar su marca con la cultura y, de hecho, organiza rutas literarias por El Retiro, además se actividades infantiles de contacuentos.

Contrasta la presencia de este sello de calzado, ajeno al mundo del libro, con el bloqueo que ejerce la Feria con las empresas de nuevas tecnologías de lectura electrónica.

Los libreros y editores que participan en la Feria del Libro de Madrid sí pueden, en cambio, vender ebooks –el contenido, no los dispositivos- desde sus casetas. Sólo unos pocos editores venden dicho contenidos digital a través de un ordenador para que los lectores compren online. Esta opción se permitió después de los cambios que realizó la Feria en sus estatutos hace unos años.

No en vano, dichos cambios estatutarios permiten vender ebooks en la Feria –sólo unos pocos lo hacen- siempre y cuando el editor o librero disponga de punto de venta físico que complemente su actividad de comercio electrónico. Es decir, las librerías nativas digitales o editoriales de autopublicación no tienen cabida en la Feria a menos que tengan local de venta. En cambio, este año, una empresa de zapatos, sí. Ha pagado por este espacio entre las grandes carpas de los pabellones de El Retiro.

El artículo 6, apartado iv.(Estatutos de la Feria del Libro de Madrid).- SUJETOS EXCLUIDOS: “Los libreros, editores, distribuidores y servicios de publicaciones de organismos oficiales e instituciones públicas que se dediquen únicamente a la venta, edición y distribución, respectivamente, de libros en edición digital publicados en Internet o mediante cualquier otro soporte distinto de la tradicional edición impresa en papel”.

1 jun. 2011

¿Buscas un libro? Te lo imprimo

El Grup 62, primera editorial que apuesta por la impresión por encargo

El Grup 62 es la primera gran editorial que ha decidido, apostando de forma clara por las nuevas tecnologías y después de su experiencia con el e-book, lanzar ahora una campaña para instaurar la impresión por encargo (print on demand). Comienza poniendo a disposición de los lectores un catálogo de un centenar de títulos actualmente no disponibles y manteniendo a las librerías tradicionales como parte de la cadena del libro. Ensayó la experiencia con los títulos agotados de las obras completas de Josep Pla y ahora pone otra vez en el mercado obras de Perucho, Ferran Torrent, Joan Brossa, Kurt Vonnegut, Miquel Bauçà, Georges Simenon o F. Scott Fitzgerald.
La impresión por encargo (IPE) permite que un lector, interesado en uno de los títulos incluidos en el catálogo, encargue el libro mediante una de las 20 librerías adheridas o mediante la web del grupo y lo recoja en un plazo máximo de veinte días. Estas tres semanas de espera es uno de los puntos débiles de la iniciativa, ya que los lectores se han acostumbrado a la entrega inmediata. Esther Pujol, directora editorial del Grup 62, cree que a la larga este plazo se irá acortando. El precio será el mismo que la edición convencional. Para ajustar costes, la cubierta será más sencilla: blanca, a la manera de Gallimard o Plon, con una franja de colores que distinguirá cada uno de los 18 sellos que forman el grupo.
El Grup 62 publica 500 novedades al año y mantiene 13.000 referencias vivas (títulos de los que se vende al menos un ejemplar al año), con sellos como Proa (de 1928), Destino en catalán (1968), Edicions 62 (1962), Empúries (1984) o Columna (1985). “Tenemos un fondo histórico muy importante, algo que en este mundo de cambios vertiginosos es un bien muy preciado, pero difícil de mantener por la falta de espacio de las librerías. Con la impresión por encargo damos la posibilidad de que el lector pueda acceder al libro que estaba agotado”, dice Pujol. La editorial se ahorra el riesgo de hacer una reimpresión que no le saldría rentable; y las librerías alivian sus sobresaturadas estanterías.
Tras una experiencia anterior fallida (por razones de precio y calidad), el IPE es un servicio que ofrecen empresas como Publidisa, Bubok o Lulu.com (en estados Unidos), centrada más en la autoedición, en libros técnicos o en la impresión de libros digitales por parte de editoriales que quieren reeditar un determinado libro con tirada y precio mínimos. Miguel Gallardo, propietario de la distribuidora Midac Llibres, ha llegado a un acuerdo con una empresa de impresión, Service Point, para crear Libux. A diferencia de otras plataformas, que se dedican sobre todo a que cualquier persona vea editado su libro, Libux ofrece la comercialización de la obra en librerías, pero hasta el momento se ha centrado en el libro técnico y la Universitat Politènica de Catalunya. Gallardo dice que puede entregar el libro solicitado en un plazo medio de siete días.
La iniciativa del Grup 62 es la primera, pues, que apuesta con fuerza por el libro literario y busca nuevas salidas al libro en un momento de dificultades. “El sector editorial –comenta Esther Pujol– no escapa de la crisis estructural y este año la hemos padecido de forma especialmente acusada porque hemos perdido días de venta habitualmente fuertes por la coincidencia de Sant Jordi con la Semana Santa. Se ha visto además que los libros más vendidos (Hessel y Espinosa) son baratos. La única noticia positiva es que no hay ningún fenómeno editorial que concentre las ventas de unos pocos autores y aumentan así las oportunidades de venta de un número mayor de títulos”. Como experiencias en otros países cita Random House en Estados Unidos y Faber and Faber en Inglaterra, que utilizan la impresión por encargo para rescatar títulos de sus fondos.
La iniciativa cuenta con la adhesión de una veintena de librerías de Catalunya, entre las que se encuentran Laie, 22 y Áncora y Delfín. Antoni Daura, presidente del Gremi de Llibreters, también colabora con la iniciativa por medio de su librería, Parcir, en Manresa.
“Hace ya tiempo que estamos apostando por que las nuevas tecnologías estén presentes en las librerías y después de los intentos que hubo hace unos años de implantar el IPE y que no tuvieron continuidad, ahora se ha conseguido un proceso más rápido y barato. A nadie le interesa tener títulos descatalogados. Favorece al cliente, porque puede acceder a un libro que no encuentra, a los editores porque les permite ahorrar en reimpresiones y a los libreros, porque a fin de cuentas el libro que se imprime por encargo es un libro físico que se venderá en las librerías”. Daura considera que el plazo de veinte días entre la petición del título y su entrega “es demasiado largo, aunque todos confiamos en que a la larga se acortará”.
La IPE podría permitir abaratar el coste del libro si el lector se salta los intermediarios y va directamente del autor al comprador. “Nunca voy a saltarme las librerías –dice Gallardo– cuando representan el 90 % de mi facturación y además son los canales adecuados para conectar libro y lector”. Y, sobre las editoriales, siempre tendrá que haber expertos que se ocupen de la correcta edición de un libro.