30 nov. 2010

10 claves para escribir bien, según Rosa Montero

La escritora española y el autor mexicano Jorge Volpi imparten un cibertaller de escritura durante la Feria del Libro de Guadalajara. Cada día, de 16.00 a 18.00, hora peninsular española, charlan con los lectores sobre los entresijos de escribir. Montero se ha estrenado con el método de la creación literaria. Estas son sus 10 claves a preguntas, también clave de los lectores.

"Uno no escribe para decir nada, sinopara aprender algo. Escribes porque algo te emociona y quieres compartir esa emoción. Y tú sin duda sientes esas emociones que son más grandes que tú, y por eso quieres escribir, ¿no? No se trata de soltar mensajes sesudos".
"Toma notas de las cosas que te llamen la atención o te emocionen. Y déjalas crecer en la cabeza. Luego, escribe un cuento en torno a una de las ideas... Para hacer dedos, también hay ejercicios. Por ejemplo, escribe un recuerdo importante de tu vida contado por otra persona. Puedes hacer ejercicios como escribir algo que hay sido muy importante en tu vida, quizá en tu infancia, pero contado desde fuera por un narrador real (por ejemplo un tío tuyo) o inventado, e incluyéndote como personaje".
"Llamar la atención' es el primer paso. El huevecillo. Déjalo crecer en la cabeza... Juega a imaginar en torno a eso. Consecuencias de los hechos, posibilidades... Se escribe sobre todo en la cabeza. Y cuando tengas más o menos una historia, escríbela.
En cuanto a la rutina, depende del escritor. Tienes que encontrar tu método. Yo no tengo rutinas horarias, pero para escribir desde luego tienes que trabajar. Siempre es bueno forzarte a sentarte todos los días un rato, aunque no sea a la misma hora, y aunque no escribas nada".
"Hay escritores que hablan de su propia vida, pero que son tan buenos que consiguen convertirla en algo universal (como Proust o Conrad en El corazón de las tinieblas) y otros que cuentan cosas que no tienen nada que ver con ellos en apariencia, pero que las sienten como propias. O sea, que es un problema de calidad.... Si eres bueno, aunque narres algo real, harás algo universal. Eso sí, creo que hay más posibilidades de hacer mala literatura si escribes de tu propia vida, sobre todo si eres un autor joven. El autor joven siempre escribe de sí mismo aun cuando hable de los demás, y el autor maduro siempre escribe de los demás aun si habla de sí mismo. Ése es el lugar que hay que ocupar. La distancia con lo narrado. No importa que el tema sea 'personal' si lo escribes desde fuera".
"Los personajes suelen traer su propio nombre. 'Escucha' lo que te dicen. Es decir, escucha el nombre que se te ocurre al pensar en él. El escritor maduro es el que tiene la modestia suficiente para dejarse contar la novela o el cuento por sus personajes"
"Ah, sí, el bloqueo existe, sin duda. La seca, lo llamaba Donoso, porque se te seca la cabeza. Pero a veces no es un verdadero bloqueo, sino miedo, exigencia excesiva. No hay manera de escribir sin dudas: siempre se duda horriblemente. Se escribe a pesar de las dudas. Y el completo goce tampoco es tal.... A menudo escribir es como picar piedra".
"Sí, ése es un problema. No has conseguido enamorarte lo suficiente de una idea. A veces me ha pasado. Creo que es porque le damos demasiadas vueltas racionales: ¿saldrá mejor esta historia? ¿O esta otra? Ponte frente a tus ideas, escoge la que más te emocione y olvida las demás".
"Me encanta que todas tus historias tengan relación. Pues no me parece mala idea intentar construir un todo con esos textos... Mira a ver si el conjunto te sugiere algo más. En estos casos, el todo tiene que aportar algo más que la suma de las partes.... Es un buen ejercicio".
"Tardo unos tres años en cada novela; el primer año, la historia va creciendo en mi cabeza, en cuadernitos, en fichas y grandes cuadros de la estructura, personajes, etc. Cuando ya sé todo, los capítulos que va a tener y qué va a pasar, me siento al ordenador, y vuelve a cambiar".
"De nuevo, depende de las personas. A mí el final se me ocurre muy pronto y escribir es conseguir llegar a ese final... Pero a otros escritores se les ocurre el final mientras escriben, porque la novela es una criatura viva que te enseña. Déjate llevar. Es lo que hay que hacer".

Fuente: El País

28 nov. 2010

Aprueban la nueva 'Ortografía', esencial para la unidad de la lengua española

Los directores y presidentes de las 22 Academias de la Lengua Española han aprobado por unanimidad el texto definitivo de la obra y en la que se han mantenido la mayoría de las novedades difundidas en las últimas semanas  |  Se vuelven a permitir las denominaciones de "ye" o "i griega", "be", "be alta" o "be larga", y no se condena el acento de "sólo" 

Guadalajara (México). (EFE).- Las 22 Academias de la Lengua Española han aprobado la nueva Ortografía, una obra de "valor incalculable" para la unidad del idioma, y en la que se vuelven a permitir las denominaciones de "ye" o "i griega", "be", "be alta" o "be larga", y no se condena el acento de "sólo".
Los directores y presidentes de las Academias, que participan esta semana en la Feria del Libro de Guadalajara, hicieron público este importante acuerdo en un encuentro con la prensa, en el que desgranaron algunas características de esta edición que, como se dice en la presentación de la misma, es "más sólida, exhaustiva, razonada y moderna" que la de 1999.

Y es, sobre todo, más "panhispánica", porque si aquella edición, "breve, sencilla, clara y didáctica", recibió el refrendo de todas las Academias y fue presentada antes en América que en España, su contenido había sido redactado por la Real Academia Española.

Sin embargo, la nueva Ortografía, que Espasa publicará antes de las Navidades en los países de habla hispana, es fruto de "la voluntad común y del trabajo conjunto de las veintidós Academias".

Las normas "son comunes a todo el ámbito hispánico", pero los ejemplos procuran recoger muestras de unas zonas y otras, según se afirma en la prepublicación facilitada a la prensa.

Desde el principio las Academias descartaron "la idea de una reforma ortográfica exhaustiva" y se centraron en "una revisión" de este código esencial para 450 millones de hispanohablantes, con objeto de eliminar, "dentro de lo razonable, la opcionalidad abierta por algunas normas".

Esa opcionalidad existía, por ejemplo, en la denominación de las letras del alfabeto, que reciben distintos nombres según los países de que se trate ("be alta", "be baja", "be larga" y "be corta" para la "b" y la "v"; "uve doble", "doble uve", "ve doble" o "doble ve" para la "w"; "i griega" y "ye" para la "y"; "zeta", "ceta", "ceda" o "zeda" para la "z").

En la nueva Ortografía, "se propone unificar" los nombres de letras, pero, como aclaró Moreno de Alba, se permiten utilizar los diferentes nombres que reciben en algunos países.

"Estamos tratando de uniformar, no de imponer", subrayó el director de la Academia Mexicana.Lo mismo sucede con el adverbio "sólo" y con los pronombres demostrativos.

Se recomienda vivamente no ponerles tilde, pero quienes estén acostumbrados a acentuarlos, pueden seguir haciéndolo.

Fuente: La Vanguardia

26 nov. 2010

«Librino», un libro de bolsillo analógico para competir con el e-book


Tiene forma apaisada, pesa 145 gramos, mide 12 por 8 centímetros y cuesta 9,95 euros

Entre toda la revolución digital, el libro de bolsillo se reinventa para no ser sustituído por el e-book. Llega a las librerías españolas el «librino», un nuevo formato de libro de unos 145 gramos que mide 8 por 12 centímetros y cuesta 9,95 euros.

El «librino» tiene forma apaisada, lo que facilita su lectura, sobre todo en el metro y autobús, porque puede sujetarse con una sola mano. La letra es de igual o mayor tamaño que en los libros habituales y sus hojas están hechas con papel de biblia para reducir el peso y el tamaño.
La idea es de un fabricante de biblias holandés que, buscando nuevos horizontes hacia donde expandir su empresa, decidió hacer libros de bolsillo con el finísimo papel que ya utilizaba en su negocio e imprimirlos con las hojas apaizadas para no tener que reducir el tamaño de la letra. En Holanda este nuevo formato ha tenido muchísimo éxito, ya se han publicado 90 títulos diferentes y se han vendido 400.000 ejemplares en un solo año.
La editorial poseedora de la licencia del nuevo formato en habla hispana es Editorial B, del Grupo Z. Ésta no ha querido arriesgarse mucho en el nuevo proyecto, ya que comenzará publicando sólo 5 títulos de grandes best-sellers: «Posdata:te quiero» de Cecilia Ahern, el thriller «El pscioanalista» de John Katzenbach, la novela histórica «Africanus» de Santiago Posteguillo, «Entrevista con el vampiro» de Anne Rice e «Invierno en Madrid» de C. J. Sansom.
Las librerías españolas tienen «librinos» en sus estanterías desde el pasado miércoles 24 de noviembre, justo a tiempo para la campaña de navidad.

Fuente: ABC

25 nov. 2010

Joan Brunet i Mauri: no us perdeu la lectura de “¡No hay para tanto!”

He de reconèixer que va ser d’una manera casual –gràcies a l’obsequi que em va fer un bon amic– que vaig tenir l’oportunitat de llegir un llibre la lectura del qual m’havia de captivar des del primer moment. Em trobava davant un text elaborat a partir d’una estructura epistolar de deu cartes separades cadascuna d’elles per una cadència de deu anys,  redactades per persones diferents i enviades també a persones diferents entre els anys 1909, la primera, i 1999, la darrera. El resultat: una novel•la d’intriga, però que no només era això. I és que si bé l’eix sobre el qual gira és un assassinat comès l’any 1929, aquest crim esdevé gairebé una excusa que ha de permetre a l’autor de la novel•la fer un retrat acurat de la vida a muntanya. De la vida de les persones que viuen a muntanya. Dels seus dimonis i dels seus silencis. Uns silencis que a voltes amaguen històries que mai no han estat del tot contades i que això no obstant, o precisament per això, incideixen de ple en la vida d’una petita col•lectivitat i es projecten més enllà de les generacions que n’han estat protagonistes. Si a això hi afegim que en el rerefons de la novel•la s’hi dibuixen els esdeveniments polítics i socials més sobresortints de la vida del nostre país durant el segle passat, ens trobarem davant la recepta d’èxit damunt la qual creix i es desenvolupa una obra recomanable que al ser escrita es titulava “Mai tant!” i que al ser editada per l’Editorial Cruïlla prendria l’explícit títol d’“Els silencis de Derrís”.
Arribats a aquest punt moment deu ser de desvetllar la identitat de l’autor d’aquest treball novel•lesc d’intriga i de crònica social que tant em va captivar. El seu nom és el de Bartomeu Cruells, nascut a Sabadell i prematurament traspassat l’any 2003. Va ser amb aquesta novel•la –la primera que escrivia–, que Cruells guanyaria el Premi Gran Angular de llibres per a joves en la seva convocatòria de l’any 1999. Malgrat el premi, però, la novel•la no acabaria de tenir el ressò que per la seva qualitat literària mereixia. Qui sap si potser la mateixa tipologia del premi va ser alhora la cotilla que va restringir-ne la seva difusió. Tampoc els mitjans de comunicació no li van prestar atenció i així la novel•la havia de passar desapercebuda fins que pocs anys després de ser publicada fos descatalogada. Només en quedaren alguns uns pocs exemplars aquí i allà, un dels quals vaig tenir la immensa sort que acabés arribant a les meves mans fa poc més d’un parell de mesos.
Ara Flamma Editorial ha rescatat el text de Cruells per fer-ne una reedició. En aquest cas traduïda a la llengua castellana i publicada dins la col•lecció “Volviendo al lugar del Crimen”. L’edició presenta la novetat d’haver respectat el títol que Bartomeu Cruells va preveure de “Mai tant!”. Una expressió, aquesta, manllevada de la parla col•loquial a muntanya, amb la qual arrenca la novel•la i que va apareixent, sempre de manera enigmàtica, al llarg del text. Una expressió que traduïda al castellà pren la forma de “¡No hay para tanto!” i que és el títol que porta l’edició. Sigui com sigui la publicació de la novel•la és bona prova de la qualitat que el text escrit per Cruells té i que Flamma Editorial ha reconegut al publicar-la. Una edició que qui sap si casualment o talment com si s’hagués volgut fer coincidir amb la cadència epistolar en què l’obra s’estructura, apareix justament deu anys després que ho hagués fet l’edició en català. Amb “No hay para tanto” tenim l’oportunitat de fer justícia a un text i al seu polifacètic autor de qui ben pocs sabien de la vessant literària que atresorava.
Una recomanació: no us perdeu la lectura de “¡No hay para tanto!”. Us sorprendrà…
Publicat a Diari de Sabadell, el 25 de novembre de 2010

Fuente: Cercle per al coneixement

24 nov. 2010

El destilador cultural: "La hija de Cleopatra" cumple a la perfección con los requisitos de su género

El auge de la novela histórica no es una moda pasajera. Recuerde el lector Quo Vadis del premio nobel polaco Henryk Sienkiewicz, Ben-Hur del norteamericano Lewis Wallace, Los últimos días de Pompeya Edward Bulwer-Lytton, Sinuhé el egipcio de Mika Waltari o El dios de la lluvia llora sobre Méjico László Passuth, entre otras muchas, pero ahora se publica muchísimo más en nuestro país y no son pocos los autores patrios que se apuntan al género.
La historia de Roma da para mucha literatura (aconsejo al lector que no se pierda los libros magníficos que sobre ese imperio, determinante de nuestra cultura y que nos explica el presente, tiene escritos Pedro Gálvez). La norteamericana Michelle Moran aborda en La hija de Cleopatra los avatares de Selene, y sus hermanos Ptolomeo y Alejandro, hijos de Cleopatra y Marco Antonio, cuando quedan huérfanos y son trasladados, en su calidad de prisioneros de lujo, a la Roma imperial por el vencedor de la guerra contra Egipto, Augusto, y confiados a Augusta, primera esposa de Marco Antonio. En Roma, Selene se ve envuelta en numerosas intrigas protagonizadas por un misterioso y justiciero defensor de los esclavos, que firma sus proclamas en el templo con el nombre de Águila Roja, y será testigo de la guerra de ambiciones y poderes que sacude la sociedad romana.
Con habilidad, soltura y buen ritmo construye Michelle Moran este thriller histórico en el que los ojos de la hija de Cleopatra, como extranjera, aportan su visión valiosa de ciertas prácticas bárbaras que le causan profunda extrañeza. Como en otras civilizaciones muy avanzadas, la cultura, el cultivo de las artes y el desarrollo del pensamiento no estuvieron reñidos con la crueldad, y la autora norteamericana nos ilustra, entre otras cosas, sobre el triste destino que sufrían las niñas no deseadas, que eran abandonadas en la columna lactaria  (en donde algunas se salvaban por ser amamantadas por voluntarias nodrizas que se apiadaban de su situación) para ser reclutadas, siendo niñas, para los burdeles; lo que valía un esclavo, nada, alimento de las lampreas de los estanques; cómo se remataba a los gladiadores malheridos o los juicios públicos que llegaban a condenar a muerte a todos los siervos de un patricio por el delito de uno de ellos.
La hija de Cleopatra es una novela atractiva, bien escrita, con diálogos abundantes pero bien construidos, perfectamente desarrollada de principio a fin y que cumple a la perfección con los requisitos de su género, el de deleitar instruyendo.

23 nov. 2010

Generación Reader: La hija de Cleopatra, una novela P-E-R-F-E-C-T-A


Título: La hija de Cleopatra
Autora: Michelle Moran
Editorial: Flamma
Colección: Intriga histórica
Precio: 19,50€

Sinopsis:

Rodeados por los enemigos de Roma, Cleopatra y Marco Antonio deciden morir por sus propias manos cuando los ejércitos triunfantes de su rival, el vengativo Octavio, invaden Egipto. Sus tres hijos, Alejandro Helios, Cleopatra Selene y Ptolomeo Filadelfo, quedan huérfanos. Octavio los traslada a Roma para alardear de su victoria y generosidad y los deja en educación a su hermana Octavia, la que antes fue esposa de Marco Antonio. Una vez en Roma, la vida de los niños se ve envuelta en una serie de intrigas y secretos, y entre una espiral de peligro y violencia. Selene tendrá que aprender a sobrevivir y buscar su camino, encontrar amigos y plantar cara a sus enemigos. Soñando con volver a su patria, guardará escondidos los últimos recuerdos que le quedan a una heredera del reino derrumbado.

Opinión personal~
Antes de nada voy a decir que el libro realmente me ha ENCANTADO. Al ver la portada nada más debo admitir que no esperaba gran cosa del libro. Pero si algo he aprendido a lo largo de todos los libros que han pasado por mis manos es que no se debe emitir un opinión con tan solo ver la portada o el título. Debo confesar que es el primer libro que cae en mis manos de género histórico, pero estoy muy, muy contenta con el resultado final.

"La hija de Cleopatra" me ha mantenido enganchada durante solo un par de días, tiempo que he necesitado para devorar con ganas las 400 y pico páginas que tiene. El libro me ha sorprendido mucho, pero que muchísimo. Para comenzar el estilo de la autora. No me puedo ni imaginar las horas ( o quizás no) las que se ha tenido que pasar documentándose sobre la vida de los protagonistas y no tan protagonistas. Las costumbres de Roma y Egipto, fiestas variadas, tradiciones, forma de ser de cada pueblo, mitologías y un largo etc.

Todo está relatado de una forma P-E-R-F-E-C-T-A y he podido meterme de lleno en la historia sin tener que  esforzarme para entender alguna que otra costumbre ( vale, quizás mi ventaja sea porque fui alumna de humanidades...) pero de todos modos, los personajes "explican" las cosas de una forma que cualquier pueda meterse de lleno a la historia.  Pero tranquilos para aquellos que no tienen mucha idea sobre la historia de Roma el libro tiene o es mejor decir comienza con una completa cronología para que te puedas situar nada más comenzar de leer la historia. Pero si no fuera poco, también trae una recopilación de los personajes más importantes. 


Llegados a este punto comenzamos con la historia...Nos encontramos con Octaviano invadiendo Egipto, ante una derrota inminente Cleopatra y su esposo Marco Antonio, se suicidan, por lo que sus hijos Cleopatra Selene, Alejandro Helios y Tolomeo, se quedarán solos. Octaviano decide llevárselos consigo a Roma, para "mostrarlos" en su desfile triunfal y "enseñarles" Roma. Ya una vez en Roma la protagonista del libro Selene, tendrá que enfrentarse a la dura realidad  y la gran diferencia de ser una princesa de Egipto y vivir en Roma.

Pero no todo es tan malo, tendrán buenos amigos, y gente que deseará hacerles algún mal. Pero también en mayor  o menos medida podrán disfrutar de una vida como la de un ciudadano romano, disfrutar del circo, carreras de caballos, estudiar en el ludus, y un largo etc. También se darán cuenta de muchas cosas injustas de la sociedad romana y soñaran con el día de regreso a sus tierras...

Ahora volvemos al libro...De verdad creo que dicho título es una gran, pero gran fuente de conocimiento sobre la cultura romana, el latín, el arte, las costumbres, arquitectura romana, griega y egipcia, mitología y una manera de mostrarle al lector la realidad de la vida en Roma en esa época y un manifiesto contra la eslavitud. Los personajes, no son muchos pero tampoco puedo decir que son pocos. Al principio quizás te puedas sentir un poco perdido con tantos nombres y hijos de personas y luego otros hijos con otras personas de esas mismas personas...pero al final consigues identificarlos. Los personajes están muy bien logrados, todos, desde Selene y su hermano hasta los esclavos. Todos sufren y tiene sus sueños. El amor también está presente en este título junto con un gran misterio que te mantiene intrigado hasta casi las últimas páginas. Uff, que más puedo decir.

El ritmo es muy fácil de llevar y casi nunca se te vuelve aburrido quizás en algún que otro momento pero por lo demás está muy bien. Los saltos temporales también no son grandes, justos y los necesarios para poder explicar los acontecimientos en su debida línea cronológica.

Creo...que ya no me queda nada más que añadir.
La hija de Cleopatra;
Historia: 5/5
Amor: 4/5
Personajes: 5/5
Trama: 5/5
Misterio: 4/5
Final: 5/5

Después de darle un par de vueltas durante el día sobre que cantidad de plumas le voy a poner y pensando en varios fallos que tenía el libro como la portada, creo que al final a pesar de todo y por haber conseguido que llore con la muerte de X el libro se merece...

¡Mi primera pluma OMG!

Photobucket

Para terminar quiero señalar por última vez el genial trabajo llevado a cabo por la autora y además por Editorial Flamma y darles las gracias una vez más a María por el maravilloso tesoro que he descubierto gracias a su editorial. 


22 nov. 2010

Flamma presenta en Fortuny Alexia y los magnates de la comunicación


Ficha del libro

El ayuntamiento recomienda "Un pequeño problema" de Ana Viladomiu

En una Barcelona que empieza a sufrir los efectos de la crisis, dos mujeres que parecen salidas de la versión española de 'Sexo en Nueva York' se reúnen después de más de veinte años. El motivo: una amiga íntima común de los tiempos de la escuela dejó, poco antes de morir, el encargo de que les entregaran un regalo el día que cumplieran 45 años.
Canal Cultura
 
Éste es el punto de partida de la historia que vivirán las mujeres que protagonizan Un pequeño problema (Flamma Editorial, 2010), primera novela de la escritora barcelonesa Ana Viladomiu. Ambientada a las calles y lugares de la Barcelona más cool que empieza a sufrir los efectos de la crisis, la obra es un divertido y ameno retrato generacional de mujeres que sobrepasan los 40 años y que convierten los problemas sentimentales en un elemento central de su existencia.

Viladomiu ha recibido muchos elogios por parte de diferentes agentes culturales por este libro del que ha cedido los derechos reportados por la venta de ejemplares a la Fundación Vicente Ferrer.

Ana Viladomiu nació en Barcelona. Cursó estudios de Geografía e Historia, pero cuando estaba en quinto curso y a falta de una asignatura para licenciarse, abandonó la Universidad convencida de haber-se equivocado de especialidad.

Después de diversos años recorriendo mundo y con estancias más o menos largas en Francia, Inglaterra, Marruecos, Argelia, el sur de España y el suroeste de la India, vuelve a la capital catalana y entra en contacto con la escuela de escritores del Ateneo. Desde entonces, Ana vive delante del mar, rodeada de libros y enganchada a su ordenador. Un pequeño problema es la primera novela que se ha animado a presentar.

Fuente: Canal Cultura. Ajuntament de Barcelona

No hay para tanto... Una perla perduda

 por Joan Josep Isern

Va ser un dia de juliol de l'any 2000. Més concretament durant la festa de final de curs de l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu de la qual aleshores jo era professor. Així que em va veure, la Teresa Duran, professora també i bona amiga de casa, em va dir: "Acaba de sortir una novel·la que estic segur que t'encantarà. Es va presentar a l'últim premi Gran Angular de novel·la juvenil i els membres del jurat li vàrem concedir el premi per unanimitat, sense el més mínim dubte."

En sentir la referència al premi segurament jo deuria fer alguna cara estranya perquè de seguida em va dir: "És una novel·la per a totes les edats. I aquí està el perill: si queda relegada a l'àmbit juvenil no tindrà el ressò que em sembla que es mereix. És, senzillament, una meravella. Llegeix-la i si creus que tinc raó fes el que puguis."  (n'hi ha més)

D'aquesta manera tan casual va ser com vaig entrar en contacte amb "Els silencis de Derrís", de Bartomeu Cruells (Cruïlla, 2000). I puc dir que, efectivament, la meva estimada Teresa Duran no s'equivocava gens ni mica en la seva valoració.

Tan bon punt en vaig acabar la lectura vaig reprendre-la una altra vegada. En aquesta ocasió, però, amb un paper i un llapis al costat per anar anotant -coneixedor ja dels trets generals de la trama- els mecanismes narratius que l'autor havia anat utilitzant en el relat amb una astúcia i una competència absolutament insòlites en un escriptor que presentava la seva primera novel·la.

El segon pas va ser redactar la crítica -entusiasta, com no podia ser altrament- i enviar-la al diari (la trobareu íntegra al final d'aquest apunt). La seva lectura -que em prenc la llibertat de recomanar-vos- m'estalvia ara d'entrar en més detalls: crec, senzillament, que és una de les crítiques més completes i de les que em sento més orgullós entre les moltes que he escrit al llarg dels meus vint anys de comentarista de llibres. Així de clar us ho dic; sense falses modèsties, que estem entre amics.

El tercer pas va ser incloure "Els silencis de Derrís"en la llista de llibres que estudiaríem amb els alumnes el curs següent, i el quart va ser posar-me en contacte amb l'autor per explicar-li el meu desig d'analitzar la novel·la amb els alumnes del curs de crítica literària i demanar-li de passada si li faria gràcia de visitar-nos per parlar-nos-en directament i atendre les consultes i comentaris d'aquell grup de lectors singulars, sense cap mena de dubte el tipus de lector -ponderat, amb sentit analític, coneixedor a fons del text...- que tot escriptor desitja per les seves obres.

La casualitat -els déus sempre juguen a favor de les bones causes, no en dubteu- va fer que el mateix dia que l'article sortia publicat al suplement de cultura de l'Avui coincidís amb la seva visita a l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu. Carambola absoluta.

La sessió va ser un èxit absolut i al final Cruells es va prestar al ritual de les dedicatòries. Tinc al costat el meu exemplar d'"Els silencis de Derrís" amb les frases que m'hi va posar: "Per al Joan Josep, el crític que m'ha fet la crítica més extensa i m'ha portat davant d'un tribunal de lectors. I que no sigui la darrera vegada!"
Per desgràcia el seu desig no es va poder complir perquè tres anys després va patir un infart mentre era a Itàlia i s'hi va quedar. Havia nascut el mateix any que jo -1950- i quan la mort el va sorprendre tenia només 53 anys. Una immensa putada.

Malgrat el meu article -i el d'algun altre col·lega seu com Andreu Martín o Gemma Lienas, tots ben elogiosos- "Els silencis de Derrís" va tenir una carrera comercial discreta i pocs anys després -descatalogada i amb els exemplars que quedaven al magatzem de l'editorial destruïts- era ja una novel·la introbable. Una perla perduda.

Fins que fa uns mesos una editorial barcelonina, Flamma Editorial, es va mostrar interessada pel text amb la idea de fer-ne una versió en castellà. Aquest estiu es varen posar en contacte amb mi per demanar-me permís per utilitzar algunes frases de la meva crítica en la contracoberta. Petició a la qual vaig donar la meva total conformitat alhora que em comprometia a utilitzar la tribuna d'aquestes Totxanes per parlar del llibre -i de la seva traducció d'ara- tan bon punt estigués distribuït i, per tant, les persones engrescades pels meus comentaris tinguessin la possibilitat d'adquirir-lo sense haver de fer gaires filigranes.

De l'interès de la bona gent de Flamma Editorial pel llibre n'és una bona prova el Bloc especial que han obert (vegeu-lo aquí) i en el qual, a part de deixar els vostres comentaris, podreu conèixer detalls de la figura de l'autor desaparegut. Una persona, creieu-me, digna de ser coneguda a fons i que la mort ens va arrabassar massa aviat.

La coberta del llibre que ara s'ha posat a la venda és la que il·lustra l'apunt d'avui. El "¡No hay para tanto!" del títol -no tan explícit i descriptiu com l'original català- és l'adaptació de l'expressió "Mai tant!", pròpia del llenguatge del Pallars i que Bartomeu Cruells coneixia molt bé fins al punt de convertir-la en una referència col·loquial constant en la novel·la.

Pel que fa a les dues inexactituds cronològiques que esmento en el paràgraf final de la meva crítica he de dir que, lamentablement, la versió castellana les manté. Preneu-ne bona nota perquè és una dada important per la trama: els deu anys que surten referenciats a les pàgines 63 i 65 d'aquesta traducció són, realment, vuit.

Us ho recomano de tot cor: llegiu "¡No hay para tanto!", de Bartomeu Cruells(Flamma Editorial, 2010). Un veritable plaer.

Fuente: Els blocs de VilaWeb

19 nov. 2010

Libro busca escaparate: la promoción editorial a examen

En un país donde se publican más de 60.000 títulos al año, la llegada de un libro a un medio de comunicación ha dejado de ser noticia para convertirse en algo rutinario. Porque las novedades forman inmensas pilas sobre las mesas de cualquier redacción, desde las editoriales han de aguzar el ingenio para llamar la atención de los saturados periodistas.

Texto: Clara De Cominges.

No es lo mismo promocionar un libro desde un gran grupo editorial que desde un sello independiente. La repercusión tampoco es igual según el medio de comunicación en el que aparezca. En base a esas dos realidades, editores, jefas de prensa y periodistas analizan su trabajo en esta época de crisis y nuevas tecnologías.

Conocer el percal

“Cada libro es un mundo”. Bajo esta premisa se enfrenta a las promociones de prensa la Directora de Comunicación de Editorial Planeta, Laura Franch. Pero hay algo que se debe cumplir con todas las obras: “El departamento de comunicación debe leer el libro. Es básico sobre todo en la parte de ficción”. Para el periodista cultural también es imprescindible. “Lo más importante es que se lean y se crean el libro” -asegura un profesional del Cuarto Poder que prefiere no revelar su nombre y al que llamaremos Jorge García-. “El problema es que, en general, los editores no son conscientes de la importancia que tiene el departamento de prensa y promociones y ponen al frente de sus departamentos a gente joven sin experiencia que acaba convirtiéndose en ‘envía libros’”. La vorágine de títulos complica un poco más la labor del periodista. “Lo que necesito es que me lo pongan fácil: lo que pido siempre a los jefes de prensa es que me digan su apuesta. Te tienen que ayudar. Son tantos títulos que necesito que me orienten un poco”.

Viaje con nosotros

Pero facilitar la labor no es suficiente. “Hay que hacérselo atractivo”, señala Franch. “Intentamos hacer promociones muy distintas porque, con 130 títulos que publicamos al año, no todo es promocionable”, revela la Directora Editorial de la División Comercial de Random House Mondadori, Núria Tey. “Hay que hacer una criba y ofrecer algo distinto. Lo que mejor funciona es implicar a los periodistas”. ¿Cómo conseguir su interés? Llevándolos de excursión. “Propusimos un viaje a Italia con el libro de Giorgio Faletti. El autor es muy popular allí y tiene un programa de humor en televisión del tipo ‘Buenafuente’. Al ser un desconocido aquí pensamos que sería muy difícil de promocionar, por lo que invitamos a una decena de periodistas a que visitaran la isla de Elba, donde vive. El viaje les encantó, se implicaron y hablaron bien del libro”.
Éste es sólo uno de los múltiples ejemplos de propuestas “atractivas” que reciben los periodistas literarios. Planeta y Random House son dos de las editoriales que más viajes ofrecen, pero no son las únicas. Tusquets también apuesta por el extranjero. “Cada vez nos planteamos más llevarnos a los periodistas fuera de España, sobre todo cuando son autores desconocidos. Es una manera de no saturar aquí una agenda que tienen colapsadísima montando una rueda de prensa a la que a lo mejor vienen sólo dos personas…. Y que probablemente no sean los dos que quieres. Preferimos llevarnos a los dos que nos interesan y asegurarnos el tiro”, defiende la responsable de prensa de la editorial, Natalia Gil.
Otro periodista cultural que tampoco quiere desvelar su identidad y al que llamaremos Toni Álvarez bromea: “La editorial funciona como una agencia y te monta un viaje organizado. En vez de escribir enviado especial, cuando un periodista va a cubrir un evento literario en el extranjero, habría que poner invitado especial”. Aunque lo critica, Álvarez reconoce que lo de los viajes pagados funciona muy bien y apunta que, lógicamente, siempre existe la opción de no aceptarlos. “Parece que si te invitan a un viaje o a una comida, sale publicado un artículo sobre el libro y eso tampoco es que sea matemáticamente así, porque muchas veces no vas ni a las comidas ni a los viajes”.

Comida y gadgets

El viaje es la estrategia de promoción más ambiciosa. Pero no es la única. Los desayunos, las comidas y los objetos más o menos llamativos (desde unas bolas chinas que se enviaron junto a la segunda edición de Tu sexo es tuyo de Sylvia de Béjar al tanga rojo que mandó Glenat con su Breve historia del cine X) también forman parte de lo cotidiano. “Las comidas con el autor son efectivas porque consiguen que el libro salga en más medios y no suponen tanto gasto. Otra variante es que el jefe de prensa de la editorial, y a veces también el editor, te inviten a comer para presentarte las novedades del trimestre. Éste sería un ejemplo de comida útil, ya que te orienta sobre cuáles son sus apuestas para los próximos meses y te ayuda a planificarte. Pero, claro, también podrían hacerlo quedando para tomar un café”, apunta Álvarez. El gran clásico en el apartado de regalos es el que reciben los asistentes a la comida del Premio Planeta. Detalles que pueden ir desde el reproductor de DVD que se entregó a todos los asistentes (eso sí, al final de la comida) con motivo del cincuenta aniversario del galardón al más modesto radio-despertador de la pasada edición.

Ojo al librero

Además de una buena promoción en prensa, el departamento de marketing es cada vez más importante. “Desde allí es donde se puede hacer una gran campaña de publicidad”, sostiene Franch. En Random House también es muy tenido en cuenta. “Según el potencial de venta que le vemos al libro, lo trabajamos más desde prensa o desde marketing”, destaca Tey. Álvarez, por su parte, cree que a las editoriales cada vez les importa menos lo que hagan los periódicos: “En realidad, gran parte de esta inversión brutal en marketing se va directamente al lector y al librero”.
Y es que la complicidad con el librero es fundamental. Son ellos los que deciden qué libros van a exponer, dónde y cómo, y por ello hay que cuidarlos. Al fin y al cabo, si los títulos no se encuentran en las librerías, la promoción no sirve de nada. Los libreros tuvieron un papel destacado en el éxito de La catedral del mar de Ildefonso Falcones. “Les entregamos una edición avanzada casi tres meses antes. Se lo leyeron, creyeron que era un gran libro y se implicaron con él. Fue la obra más vendida de ese año en Sant Jordi, tanto en catalán como en castellano”, recuerda Tey.

Imaginación al poder

Pero, ¿qué pasa cuando la editorial es pequeña y no hay dinero para viajes, comidas y regalos? La editora de Alpha Decay, Ana S. Pareja, tiene la respuesta. Ha sido la impulsora de libros que han dado mucho que hablar, como Odio Barcelona, Sexografías y Porno para mujeres, todos ellos del sello Melusina, del que fue editora hasta principios de 2009. “Vimos que teníamos títulos que podían llamar mucho la atención y pensamos que requerían de métodos novedosos porque los libros ya lo eran. Queríamos hacer algo más arriesgado y revestir toda la promoción de una pátina underground pero que pudiera llegar a mucho público”, recuerda. “El negocio del libro está muy anquilosado en cosas caducas. Los libros se asocian a algo serio, aburrido y que requiere un contacto meramente intelectual cuando no tiene por qué ser así. El libro puede promocionarse de manera muy locas, muy divertidas y con sentido del humor”, defiende. Para ello no hace falta dinero, sino imaginación.
Odio Barcelona fue el primero de los libros de Melusina que pegó fuerte. ¡Y sin gastarse un euro en promocionarlo! “Utilizamos Youtube en los encartes de prensa como enlaces relacionados con los libros. También abrimos una cuenta en MySpace en la que el libro ‘hablaba en primera persona’ con la gente que entraba a preguntar. Eso hizo mucha gracia y se acabó apuntando muchísima gente”. También utilizaron Youtube para dar a conocer Su satánica majestad, Aleister Crowley de Martin Booth. “Enviamos un Youtube de Joy Division en el que su cantante recita unos versos de Crowley antes de empezar a cantar. Cosas como éstas le dan un rollo diferente al mail aburrido que reciben los periodistas habitualmente. Queríamos hacer algo que se relacionase con la identidad de la editorial. A nosotros nos gusta la música y somos adictos a Youtube, por lo que decidimos jugar con nuestras herramientas”.

Las nuevas tecnologías son ya el presente. Para Tey, internet es una buena plataforma para ciertos títulos. “Para la colección de línea romántica, estamos en contacto con un blog extranjero que escriben las lectoras, en el que opinan sobre los libros que más les han gustado y debaten sobre las novedades que salen en Estados Unidos. Stephen King también tiene un blog con muchísimos seguidores a los que solemos preguntar qué les ha parecido la última obra”. En Tusquets, admiten que internet es el gran enigma. “Quiero conocer un libro que sólo por los comentarios de internet haya agotado ediciones”, sostiene su Director Editorial, Juan Cerezo. Aún así, han empezado a apostar por ello: “El autor que mejor nos ha funcionado es Murakami. A todas las páginas que hemos abierto les han llovido comentarios al mismo instante de salir el libro”. A su vez, Planeta intenta aprovechar las nuevas tecnologías en sus promociones. “Estamos apostando muchísimo por las redes sociales con libros que creemos afines como el ‘fenómeno Moccia’, que tiene un público adolescente, y con libros temáticos (empresa, cocina, etc.), que tienen sus espacios en la red”.
Para los periodistas, el medio digital es muy importante. “Si un libro tiene web es porque está funcionando”, constata Álvarez. García pone como ejemplo el caso de Stephanie Meyer: “Si es una bestia parda en España y tiene tres libros entre los diez más vendidos es por las comunidades en internet”. Y vaticina: “Se van a utilizar cada vez más las nuevas tecnologías”. Eso sí: sin abusar. “A las jefas de prensa se les está yendo un poco la mano con el Facebook y aprovechan para venderte sus libros a cada momento. Es una red social y no estoy en ella para que me estén haciendo promoción todo el día”, se lamenta.

Otros modelos de promoción, sin embargo, empiezan a estar de capa caída. Las prepublicaciones en la prensa escrita ya no son lo que eran. “Para las novelas, ya nadie quiere hacerlo”, asevera Tey. “Sólo en verano buscan darle lectura a los que compran el diario. Pero el resto del año es cada vez más difícil, salvo que tengas un tema polémico. No es un recurso tan inmediato como era antes”, apunta Cerezo. “No creo que sirvan de nada”, añade el periodista Jorge García. Donde parece ser que aún son efectivas es con los libros de no ficción. “Se publican muchas pero con temas de ensayo” -comenta Franch-. “Lo que sí se hace es pedirle un texto sobre el libro al propio autor”.
La clásica presentación de librería tampoco pasa por su mejor momento. “Ya se ha visto que no funcionan: sólo van los cuatro amigos del autor”, afirma García. “Este modelo de presentaciones está muy pasado. La mayoría se hacen por compromiso con el autor y el librero”, corroboran desde Tusquets. Puede que las presentaciones a las que estamos acostumbrados pasen a mejor vida. Pero una vez más, cuando la imaginación entra en juego, las cosas pueden cambiar. Pareja convirtió esos actos en una marca distintiva. Desde un concierto a un rito satánico, pasando por una galería de arte o un parque al aire libre. Cualquier evento o lugar es válido para dar a conocer una obra. “Tratábamos de hacer presentaciones-fiesta y buscábamos espacios un poco diferentes. No se trataba de hacer el típico rollo de la mesa redonda sino de montar una fiesta nocturna. Para convocar a la gente nos ayudó mucho el Facebook de la editorial, en el que teníamos a unas mil personas agregadas. Así, todo el mundo se entera de tus presentaciones”.

El hecho de aparecer en la prensa no significa automáticamente que suban las ventas: algunos medios sirven para dar prestigio. Tey pone como ejemplo el suplemento cultural de El País: “No todo lo que se publica en Babelia vende. Lo que pasa es que al autor le gusta y a nosotros, si lo conseguimos, también”.
Pero la crisis ha llegado. La prensa escrita dispone cada vez de menos páginas y espacio para hablar de literatura. Gil asiente desde Tusquets: “Las reglas del juego han cambiado. La gestión del espacio en un diario se ha vuelto tan salvaje que el periodista ya evita proponer según qué temas”.
Con crisis o sin ella, Franch lo tiene claro: “Hay que pensar cada libro. La promoción tiene que estar en todos lados”. En una editorial pequeña, la clave está en disfrutar. “Hay que transmitir una idea de alegría, de ‘¡qué bien nos los pasamos haciendo esto! No por el dinero, porque no vamos a vender mucho. Sino porque nos gusta. Se trata de celebrar el gran privilegio que es poder publicar libros”, asegura Pareja. Toda una declaración de principios.

 Fuente: QUÉ LEER

8 nov. 2010

... tenemos dos leones ante el edificio. ¡Quiero que rujan!

Desde el ágora del siglo XXI

6 nov. 2010

El precio dispara la piratería de ebooks

Los libreros se quejan de la escasa diferencia con el papel


El sector editorial se desayunó esta semana con una mala noticia: entre enero y junio de este año el porcentaje de libros descargados sin pagar llegó al 35,1%, un 25,4% más que en el segundo semestre de 2009. Los datos procedían de un informe presentado por La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos y dirigido por Rafael Achaerandio, quien también ofreció una explicación a este aumento: "Hay una relación directa entre las tabletas y la piratería".
Junto a este argumento se han alineado rápidamente los grandes y medianos grupos editoriales, como Mondadori, Planeta o Roca Editorial, todos ellos dentro de la gran distribuidora Libranda. Cuenta también con el respaldo de la Federación del Gremio de Editores de España, ya que, como manifiesta a este periódico su director ejecutivo, Antonio María Ávila, es evidente que "ante la posible venta de ereaders para los próximos meses, los piratas han empezado a digitalizar masivamente. Nosotros ya tenemos contabilizadas 12 páginas web que ofrecen contenido ilegal". 
No obstante, parece que también hay otras razones que llevan a la descarga gratuita. Como apostilla Fernando Valverde, presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), que aglutina a 1.600 librerías de toda España,"en estos momentos hay muy pocos libros digitalizados, y los que hay tienen un precio que apenas se diferencia del papel. Esto también fomenta la piratería". Es decir, contenido legal escaso y, además, caro.
Valverde no es el único que cree que la política de precios es errónea. Pepo Paz, editor de Bartleby, reconoce que el usuario no se ve compensado con los precios que encuentra en el ebook legal: "Es una estrategia totalmente equivocada, ya que nadie va a pensar que si un libro le cuesta diez euros en la librería y cinco en digital, lo comprará en digital. Irá a buscarlo gratis".
Los escritores también se muestran confusos con cómo se está comportando la industria con el ebook. "Creo que no lo están haciendo nada bien. No es lo suficientemente barato. La industria debería revisar el concepto, porque está tratando al libro digital como el analógico", avisa el autor Suso de Toro.

Hacia el coste adecuado

Cuando en julio se lanzó el proyecto de Libranda la gran distribuidora online en la que ya se encuentran 17 editoriales hubo un gran debate en torno al precio del ebook. Expertos en el comercio digital como Javier Celaya argumentaban que debería estar en torno al 50% menos que en papel. La realidad hoy es que el diferencial apenas es del 30%. "Uno de los grandes problemas es de índole cultural, y es pensar que lo intangible no cuesta. Aun así, es cierto que habrá que encontrar un precio adecuado, y ahora todos los editores están pensando en cuál puede ser", defiende la directora general de Libranda, Arantza Larrauri.
Las cavilaciones, sin embargo, no parecen ser arduas. La manager digital del grupo Mondadori, Carmen Ospina, estima que en estos momentos el precio de La caída de los gigantes, de Ken Follett es bastante competitivo en su formato ebook, a pesar de que cueste 17 euros. Es más, según ella, el problema no tiene que ver con los números: "Un usuario que está acostumbrado a consumir libros piratas nunca va a pagar mucho por un libro digital", asegura.
Otros editores explican el alto precio por la fuerza impositiva del IVA del libro electrónico, que en la actualidad es del 18%, 14 puntos más que el libro en papel. Es el caso de Blanca Rosa Roca, de Roca Editorial, quien reconoce que es "una barbaridad, que al final se deja notar en el precio final". En este sentido, los editores ya han hecho llegar una carta al Ministerio de Cultura para que exija en la Unión Europea que el ebook tenga el mismo IVA que el libro en papel, ya que "al final es un precio que echa para atrás al usuario", sostiene Ávila, de la federación de editores FGEE.
En cuanto a los contenidos, en estos momentos, hay 1.800 títulos en Libranda. Larrauri sostiene que para diciembre se habrá llegado a los 4.000.

Agentes literarios

Para que un título llegue a la red de forma legal, las editoriales deben negociar con los agentes literarios, que son los que manejan los derechos de autor. Y hay agentes, como la veterana Carmen Ballcells, que no los negocia. De ahí que hoy no se pueda encontrar en la red El sueño del celta, el último libro de Mario Vargas Llosa, editado en papel por Alfaguara.
"Las editoriales no tenemos los derechos digitales de libros que están funcionando muy bien en papel, pero existen ediciones piratas de estos libros en la red. Es imposible competir contra eso", se explica Carmen Ospina.
La piratería aumenta, según las cifras, pero no por las tabletas. Aun así, el sector reconoce que en ventas en papel, las descargas gratuitas no han hecho ningún daño. "En ficción, el ebook todavía es algo marginal. Las librerías no vendemos menos por el libro electrónico, sino por la crisis", zanja Fernando Valverde.


Público

4 nov. 2010

Andreu Martín gana el VI Premio Pepe Carvalho de novela negra

El autor de Barcelona se ha convertido en uno de los puntos de referencia del género en todas las lenguas a las que se ha traducido



El escritor barcelonés Andreu Martín ha ganado el VI Premio Pepe Carvalho de novela negra, según ha informado hoy el Instituto de Cultura de Barcelona.
El autor recibirá el galardón en un acto solemne en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona en el marco de la próxima edición de BCNegra, que tendrá lugar del 31 de enero al 5 de febrero de 2011.

El jurado, formado por Paco Camarasa, Juan José Arranz, Jordi Canal, Alicia Giménez Bartlett, Daniel Vázquez Sallés y Sergio Vila-Sanjuán, ha acordado, por unanimidad, otorgar el Pepe Carvalho a Andreu Martín, porque "desde su primera novela, 'Aprende y calla' en 1979, se ha convertido en uno de los puntos de referencia del género negro-criminal en nuestro país y en todas las lenguas a las que se ha traducido".

El jurado considera también que Martín "muestra en su obra la amplitud de temas y de perspectivas que el género puede adoptar para describir una realidad, en ocasiones oculta".

De la mano de personajes como Flanagan o Esqius, Martín ha transitado por los diversos matices del género, y, como dice el jurado, "si Pepe Carvalho es un detective inmortal que camina por las calles de Barcelona, las páginas de Andreu Martín son el complemento perfecto".