25 dic. 2010

Un pequeño problema: libro que os recomiendo para leer en Navidad

 La vida te puede dar agradables sorpresas y una agradable sorpresa iba a ser para las protagonistas de "Un pequeño problema" de Ana Viladomiu la herencia que las esperaba nada más cumplir 45 años. ¿Quién les ha dejado la herencia? Una amiga, Miriam, muerta hace casi 25 años.

Con este argumento un tanto peculiar la escritora catalana Ana Viladomiur consiguió engancharme hasta el final de la novela. con la excusa de la herencia, nos va contando las vidas de Miriam, Carola y Rita, tres compañeras de colegio cuyas vidas han seguido derroteros distintos.
Miriam encuentra la muerte con sólo veinte años. ¿Cómo es la vida de sus amigas desde entonces? Pues muy distinta.
Por un lado tenemos a Rita que vive una vida que la hace infeliz; casada con Luis, un hombre por el que siente unos celos obsesivos, intenta sin éxito ser escritora de renombre. Rita es hija de una familia con posibles y no sufre estrecheces económicas, pero no es feliz.
¿Es feliz Carola, la amiga obsesionada con ser rica a toda costa? Carola era la compañera pobre, a partir de ahí la autora te va contando todo lo que es capaz de hacer con tal de conseguir la ansiada riqueza que persigue. ¿Y a qué se atreve? ¡A prostituirse! Carola lleva una vida oculta, paralela a un trabajo normal: es una pretty woman de lujo.
Pese a todos sus esfuerzos por salir de la pobreza y alcanzar la ansiada riqueza, Carola fracasa. Cuando le notifican la herencia de Miriam, la amiga que falleció a los 20 años, cuando no pensaba en morir sino en cconvertirse en una misionera en la África necesitada de ayuda, Carola se encuentra con el agua al cuello. El dinero no le sobra, al contrario, y tiene que sacar adelante a una niña y sufragar los gastos de una anciana.
En principio no saben cuál es el regalo que les entregaran al cumplir 45 años dentro de unos meses. Hablan, hacen especulaciones, se cuentan sus vidas fracasadas y sienten y comparten la tristeza que cualquiera de nosotros sentiría si se viera cuarentón o cuarentona y no hubiera podido alcanzar sus sueños veinteañeros. La vida es cruel. Carola no ha conseguido la riqueza. Rita no ha conseguido ser feliz en su matrimonio ni en su trabajo. Carola es la pobre niña pobre. Rita es la pobre niña rica. ¿Cuál de las dos es más pobre? Carola, por supuesto. Los problemas de Rita con sus hijos adolescentes, su marido que tantos celos le causa, sus fracasos como escritora son ridículos al lado de los problemones económicos de Carola. La amiga pobre del colegio tiene motivos para desear abrirse las venas como mínimo.
El libro te engancha. Yo hubiera deseado que tuviera más páginas. Se me hizo cortísimo con sus 203 páginas. Ana Viladomiu resume mucho la historia, supongo que es consecuencia de ser una autora primeriza con esta novela que publicó hace unos meses, en septiembre del aún presente 2010.
Pero que nadie piense que es un libro triste. la autora salpica la historia de estas dos mujeres cuarentonas más la de su amiga que no pasó de los veinte años con buenas dosis de humor, que le dan vidilla a la novela. Es, pues, una novela que podríamos calificar como Chick lit, fácil de leer, con diálogos divertidos, lenguaje sencillo. El típico libro que os recomiendo para leer en Navidad sin complicarte la existencia con grandes reflexiones. Bueno, alguna reflexión sí tiene. La amistad, por ejemplo, sale muy bien parada. Carola y Rita retoman su amistad después de muchos años sin coincidir como si hubiera sido ayer mismo cuando compartían pupitre en el colegio. También te hace pensar sobre la infidelidad. ¿Vale la pena seguir casada con un hombre que te es infiel? Yo no seguiría, o tal vez sí. Podría ponerle los cuernos y así estaríamos empatados en el partido matrimonial. Espero que yo y mi santo esposo no lleguemos a ese matrimonio a cuatro bandas por el bien de nuestra descendencia.
Mi personaje favorito es el de Carola. Me gustan los perdedores y los malos. Carola es víctima de su destino. Nació pobre y parece que morirá pobre, pese a sus esfuerzos por alcanzar la solvencia económica que disfrutan sus amigas. ¿Cómo regresa a los apuros económicos? Por culpa de su gestor, que se le marcha con los cuartos. ¡Qué penita! Como decía mi abuela, cuando eres pobre siempre encuentras un ladrón que te haga más pobre.

En resumen, que os recomiendo "Un pequeño problema", más para leer estas tardes de navidades familiares mientras tu suegra o tu madre monopolizan la cocina porque ellas saben más que un chef, que para regalar. Es el libro que debes regalarte a ti misma para desconectar de la realidad odiosa de la Navidad.

Fuente: CIAO

No hay comentarios:

Publicar un comentario