16 abr. 2011

Los libros digitales ya ganan al papel en Estados Unidos

Un lector de libro electrónico junto a otro de papel. | ReutersUn lector de libro electrónico junto a otro de papel. | Reuters



EEUU | Las copias vendidas crecieron un 202,3% en febrero

  • En lo que va de año, el formato digital crece un 169,4% y el papel cae un 24,8%
  • Sin embargo, las ventas digitales suponen 164,1 millones y el papel 441,7
  • También crecen los audiolibros: un 36,7% en febrero de 2011 respecto a 2010
Tenía que llegar y la fecha ha sido febrero de 2011. Durante dicho mes, por primera vez, se han vendido más libros electrónicos que en papel. En total, según el último informe de la asociación de editores de EEUU (The Association of American Publishers), se han vendido copias por valor de 90,3 millones de dólares, un crecimiento del 202,3% respecto a febrero de 2010.
Pero no sólo los libros para leer han sufrido un incremento notable. También los audiolibros para descarga han crecido: un 36,7% interanual con ventas por valor de 6,9 millones de dólares.
En cuanto al acumulado del año, en lo que va de 2011 los libros electrónicos han crecido un 169,4% respecto al mismo período de 2010 -lo que supone unos ingresos de 164,1 millones de dólares- mientras los impresos han decrecido un 24,8% -hasta unos ingresos de 441,7 millones de dólares-. Es decir, la venta de formatos digitales sube pero supone una cantidad inferior a la de formatos impresos, aunque ésta haya caído.

Nuevas tendencias en librerías

Así, durante el pasado febrero, los 'ebooks' fueron lo más vendido en todas las categorías que establecen las editoriales estadounidenses, sean libros para adultos o infantiles. Una mejora que esta organización atribuye a la compra masiva de lectores de libros electrónicos durante la Navidad, además de al incremento en la oferta de títulos de los últimos meses.
Otra de las ventajas del formato en crecimiento es que generan nuevas tendencias e intereses de los compradores. Por ejemplo, según los editores, en formato electrónico se reaviva el interés por libros que llevan más de un año impresos. Además, aquellos compradores que adquieren un nuevo título de un autor y les gusta suelen comprar más libros -o todos- del mismo autor.
Un cambio del que, sin duda, quienes más se beneficiarán serán las compañías que venden estos nuevos formatos, especialmente Apple, Amazon o Barnes & Noble. Si bien los editores han logrado con ellas acuerdos que les permiten mantener cierto control en torno al precio de estos libros, mucho más baratos que los impresos, es a través de sus escaparates donde se venden la mayor parte de las copias. Todo un problema para las librerías tradicionales que, como las antiguas tiendas de disco o videoclubes, están condenadas a adaptarse o desaparecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario