26 sept. 2010

Flamma, la llama de la edición

Lo que empezó cómo un simple negocio de guías turísticas se convirtió hace menos de dos años en una editorial con muchos proyectos, tres colecciones en su haber y una cuarta que muy pronto verá la luz. "En 2008 empecé a trabajar como coordinadora de edición de unas guías turísticas de Cataluña. Al cabo de unos meses, cuando este proyecto fue adquirido por una empresa inglesa, decidimos reconvertirnos en una editorial. Nos veíamos cómo un equipo joven, emprendedor y entusiasta, y de ahí vino el nombre de Flamma, que en catalán significa llama". Ésta que habla es María Rempel, una joven moscovita de facciones eslavas que se expresa en un castellano perfecto, aprendido en Rusia, y que ejerce como directora editorial de Flamma.

"Como ya teníamos experiencia en hacer guías y éramos todos extranjeros nos estrenamos como editores con una guía de Barcelona. Pero no un manual al uso, sino un cómic divertido y ocurrente en el que dos turistas imaginarios recorren la ciudad haciendo comentarios irónicos sobre monumentos y lugares históricos, salpicado además por curiosidades escritas por especialistas sobre los lugares más emblemáticos de la ciudad", explica la editora. La guía se vendió muy bien, pero los azotes de la crisis en el sector del turismo empezaron a dejarse ver por lo que la estrategia de la dirección editorial derivó hacia la narrativa.

Por ahora son tres las colecciones de Flamma, Un mundo de mujer, Intriga histórica y Volviendo al lugar del crimen. La primera de ellas, por la que Rempel siente un cariño especial dada su condición femenina, engloba novelas que hablan de mujeres urbanas, profesionales y activas. "Es una tendencia que está pegando muy fuerte en Estados Unidos y Europa. Las mujeres somos las que más leemos y las principales compradoras de libros, por tanto es lógico que haya una literatura femenina. En España apenas existe, aparte de la erótica y la romántica, añade Rempel.

En Intriga histórica se encuadran novelas históricas, siempre y cuando no estén basadas en intrigas amorosas "ya que esto rebaja la calidad de la obra -argumenta la editora-, "el eje debe ser un misterio o una aventura enmarcados en una trama histórica y con una investigación muy rigurosa". Ahí está por ejemplo la apasionante Gambito de reina, la primera novela de una serie llamada Misterios de Leonardo da Vinci. Su autora, Diane Stuckart, retoma una jugada típica de ajedrez y la aplica a la investigación, que ocurre en el Milán de 1483 en el castillo de un aristócrata para el que Da Vinci trabaja. O La hija de Cleopatra, de Michelle Moran, en la que se narran las vicisitudes de esta joven que nació en Egipto y se trasladó junto a sus hermanos a Roma al morir sus padres. El próximo libro que va a salir en esta colección está escrito por Eugeni Verdú y en él sostiene la tesis de que los restos de San Pedro se guardan bajo el monasterio de Sant Pere de Rodas, en Girona, sustentada en argumentos reales y muy contundentes.

La tercera colección está dedicada a la novela negra y policiaca y en ella acaba de aparecer Si hay que matar ¡se mata!, escrita por Andreu Martín y Jaume Ribera. Pero aquí no acaba la cosa, ya que "entre nuestros planes para el 2011 (continúa Rempel) está el de pasar de los diez títulos que hemos publicado en 2010 a treinta, un salto que hemos de dar para que el negocio resulte rentable. Y vamos a inaugurar además una cuarta colección. Se llamará Ópera Abierta y en ella se incluirán obras de alta calidad literaria", explica esta joven editora que confiesa que el hecho de convertir una pasión en una profesión es un arma de doble filo: "a veces estoy leyendo por puro placer y de repente me pongo a pensar si podría publicar ese libro o no".

Fuente: El Cultural

No hay comentarios:

Publicar un comentario